La ética en el software.

Las 4 libertades del software libre:

  • La libertad de ejecutar el programa como se desea, con cualquier propósito (libertad 0).
  • La libertad de estudiar cómo funciona el programa, y cambiarlo para que haga lo que usted quiera (libertad 1). El acceso al código fuente es una condición necesaria para ello.
  • La libertad de redistribuir copias para ayudar a su prójimo (libertad 2).
  • La libertad de distribuir copias de sus versiones modificadas a terceros (libertad 3). Esto le permite ofrecer a toda la comunidad la oportunidad de beneficiarse de las modificaciones. El acceso al código fuente es una condición necesaria para ello.   

Fuente: GNU

Recientemente escuché, al menos la mayor parte, de un videoblog titulado: Software Libre vs Software Privativo. ¿Ético o no ético? en el que participaron dos conocidas y muy respetables personalidades en el mundo de habla hispana de la difusión del software libre, me refiero a @elavdeveloper de SystemInside y a @djmaomix de ElDJInformatico. El tema de dicha conversación versaba sobre la ética o no que tiene el uso del software privativo.

Con sorpresa escuché lo largo de los minutos como estos dos líderes de la difusión caían de forma bastante incomprensible en las trampas que los defensores del software privativo han impuesto como argumento defensivo a su quehacer durante tantos años.

Parece por desgracia que en su afán de desacreditar o simplemente de marcar una diferencia con los radicales que abundan en nuestro mundillo, han confundido dos conceptos que son claramente diferentes: Una cosa es la ética del software libre, o la falta de ella en el software privativo, y otra la ética o falta de ella en el uso del software sin importar su origen.

Así durante más de una hora han hablado acerca de los usos no éticos, incluso algunos que podríamos considerar francamente perversos que se dan al software, de igual modo se ha sugerido y con razón que muchas personas que satanizan a los usuarios del software privativo violan la libertad individual como si fueran los miembros de un culto radical. Sin embargo y en realidad nada de esto tiene que ver con la afirmación de que el uso de software privativo en sí no es ético, permíteme explicar:

Las libertades del software libre fueron creadas por Richard Stallman y tienen un sustento ético y filosófico impecable. Se refieren exclusivamente a la libertad de tránsito de los conocimientos entre todos los miembros de la humanidad, trataré de explicarlo con ejemplos: La libertad 0 se refiere a que el software puede ser usado para cualquier propósito que desee la persona y esto en contraposición a las trabas y condicionantes que se imponen en las licencias de uso del software privativo, por ejemplo la licencia de uso de un software cualquiera podría indicar que este no puede ser empleado para obtener un beneficio o no podría ser usado en determinada región del mundo.

Si traspasamos estos conceptos a otros bienes, podríamos imaginarnos que si compramos un camión, en el contrato se nos podría forzar a que no lo usáramos para transportar fruta, o todavía peor. a que solamente pudiéramos conducirlo en vías de cuota. Pero demonios, si yo compro un camión y pagó la suma requerida seguramente lo usaré para transportar lo que necesite y lo haré por cualquier camino que me convenga; una imposición contractual de este tipo sería sin duda anulada por cualquier tribunal en todas las partes del mundo, y muy probablemente el asunto terminaría con la imposición de penas pecuniarias al vendedor del camión. Sin embargo en el software privativo este tipo de condiciones parecen ser aceptadas por una serie de oscuras conveniencias. Simple y sencillamente no hay un precedente similar en la comercialización y distribución de cualquier otro tipo de producto. Así no es difícil comprender que el software privativo es una excepción perversa a cualquier otra cosa que aparezca en el marco ético y legal de (al menos) las sociedades occidentales.

La libertad 1, aquella que se refiere a la libertad de investigación y comprensión, pretende combatir una práctica igualmente perversa, el software privativo ofusca y oculta la forma cómo está hecho dicho software, es decir solamente recibimos el código binario de dicho programa; un código que solamente puede ser leído e interpretado por una computadora.

De igual modo si transferimos esta prohibición a otros aspectos en nuestro mundo nos damos cuenta de su perversión, por ejemplo cuando se tiene un vehículo, el que sea, y una vez que es nuestro, no existe ninguna limitación para que averigüemos su funcionamiento, podemos desarmarlo hasta dejarlo en un montón de piezas, podemos incluso someter cada una de esas piezas a los más exigentes estudios de laboratorio para comprender la naturaleza de los materiales que lo conforman y no existe por supuesto ninguna legislación que nos impida aprender todo lo que nos dé la gana acerca de ese bien que está en nuestra posesión. Es por cierto una práctica común entre todos los fabricantes de automóviles, que cuando así lo consideran necesario compran los productos de su competencia para entenderlos y así poder aplicar esos conocimientos en el desarrollo de sus propios productos. Lo mismo podría decirse de un arco y una flecha, o de unas zapatillas deportivas o de un medicamento.

La libertad 2 se refiere a la libre distribución de copias con el propósito de ayudar a alguien más, digamos por ejemplo que compré una sandía, si yo planto las semillas de ese fruto y al final obtengo varias nuevas sandías, sería una tontería pensar que no tengo la libertad de regalarlas a quién a mí me dé la gana y por la razón que yo prefiera. Incluso en el caso de otros bienes, digamos que compré unos zapatos, los estudié y aprendí a hacerlo, no es posible concebir que exista una limitación para que yo regale o venda esos zapatos que aprendí a hacer estudiando los zapatos fabricados por otro.

La última libertad se podría explicar claramente con el ejemplo anterior, si bien yo pude haber duplicado los materiales y el diseño de mis zapatos también pude haber incluido mejoras, y por desgracia, fallas al diseño original y distribuir mis zapatos con esas modificaciones.

Richard Stallman se refiere al software del que no tenemos el código fuente como privativo porque nos priva del conocimiento y no por razones comerciales, ni siquiera por razones de difusión. Nada tiene que ver el uso que le damos a este software.

Regresemos pues al asunto que nos interesa: ¿Es ético o no usar el software privativo?. Visto lo anterior, las libertades que planteó Richard Stallman están dirigidas en primer lugar a los programadores, en segundo lugar a aquellos que distribuyen el software y en último lugar y de forma colateral a los usuarios de los programas. Ahora para la pregunta: ¿Es ético usar software privativo? La respuesta no es simple. Primero habrá que realizar algunas otras preguntas: ¿Sabe el usuario si el software que está utilizando es libre o privativo? ¿Sabe el usuario la diferencia? ¿Conoce si hay alternativas? ¿Puede acceder a las opciones libres? ¿Está en posición de ejercer su libertad de elección? En el peor de los casos, es decir cuando la respuesta sea afirmativa para todas estas preguntas la solución al dilema es simple. ¡No es ético usar software privativo! Intentaré explicarme nuevamente con un ejemplo.

Supongamos un país donde viven personas de color azul y personas de color magenta, tú eres un miembro de los azules y escuchas a un político que pide tu voto y ofrece en su programa acabar con los  magentas. Si tú le das tu voto, no importará que jamás te hayas cruzado con uno de los magentas tampoco que no lo hagas en el futuro, ni que personalmente no le produzcas cualquier tipo de daño a uno de ellos. Habrás dado tu aval para que se cometa un acto perverso, un acto sin ética.

De este modo cuando se dice que se está justificado en algunas circunstancias usar software privativo se está cometiendo un acto no ético porque le estás dando tu beneplácito al programador que ya ha cometido un acto no ético. Afirmar lo contrario equivaldría a sostener que el compinche que se encarga de desaparecer los cuerpos de las víctimas de un asesino a sueldo no comete falta al realizar sus trabajos porque con el fruto de ellos se mantiene a él y a los suyos. A esto en filosofía se le llama sofisma, como decía mi antiguo profesor de filosofía: Una mentira hermosamente disfrazada de verdad.

Obviamente el caso de un asesino a sueldo es una comparación extrema, ni en mis más guajiros pensamientos puedo comparar el uso de una suite de oficina de código privativo con cualquier lesión física, pero debemos tener en cuenta que cada vez que cometemos un acto contrario a la ética nuestra conciencia se va enmoheciendo. En resumen cuando usamos software privativo a sabiendas de lo que significa, cometemos un acto contrario a la ética.

Ahora bien el mundo por desgracia no es exclusivamente blanco o negro, Muchas veces tenemos que elegir ya no entre dos bienes o entre el bien y el mal, la mayor parte de las veces tenemos que elegir entre dos males. En este caso lo ético es elegir el mal menor. Lo verdaderamente importante es reconocer que por las circunstancias dadas, de cualquier forma hemos elegido un mal. Cuando actuamos así estaremos al menos en posibilidad de elegir lo ético en el futuro. Cuando adormecemos nuestra conciencia con pretextos y justificaciones nos condenamos a elegir mal por siempre.

Yo soy solamente un humilde gatito que no está a la altura de tan reconocidas personas y por ello no puedo terminar este artículo sin antes hacer patente que no es mi intención denostar ni ofender a aquellos que participaron y expresaron sus ideas y sentires en el vídeo, por el contrario manifiesto de corazón todo mi respeto y admiración para quienes tratan tan espinosos temas, a pesar de que no puedo estar de acuerdo con ellos.

Un pensamiento en “La ética en el software.

  1. Pingback: Mi alternativa privativa | El Gato con Linux

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s