Xenial Xerus: Una vista preliminar

Como cada dos años por estas fechas y en cuanto se libera la última beta de la versión LTS de Ubuntu, la descargo, la instalo y la pruebo hasta que está disponible la versión definitiva. Si bien es cierto que desde que Unity se convirtió en el escritorio principal de la distro yo dejé de usarla tanto en mi PC principal como en el colegio, no es menos cierto que desde entonces he tenido instalado en forma preponderante alguna de sus derivadas, tanto algunas de las oficiales como otras distros que tienen su base en ella.

La presentación de cada nueva LTS es un suceso para muchas otras distros que se basan en Ubuntu y para muchos que son usuarios de la que indudablemente es la distribución GNU / Linux mas conocida y usada en el mundo. Es pues menester dedicarle un tiempo para conocer sus novedades, fortalezas y también porque no decirlo sus debilidades.

Hace ya mucho tiempo que Ubuntu a pesar de estar basada en Gnome y GTK no hace uso de las últimas versiones disponibles del escritorio del pie desnudo; en cambio se hace una selección de lo que los programadores consideran la mejor versión de cada herramienta para integrarla al sistema operativo. En este tenor se encuentra que las herramientas más actualizadas son las de la versión 3.18 y de ahí para atrás, todo esto sin que el usuario común note discrepancias que son únicamente visibles a los ojos de los muy fieles seguidores de Gnome.

El proceso de instalación continua siendo el mismo de siempre y se completa en pocos minutos, siempre dependiendo de la velocidad de la conexión a Internet que se tenga, ya que se deben descargar algunos paquetes para completar la tarea. Además y como siempre habrá de efectuarse la instalación de los paquetes de regionalización (idiomas) una vez concluida la instalación.

Una vez que la distro está instalada y se reinicia el PC se encuentra uno ante LightDM para ingresar el nombre de usuario y la contraseña, todo sobre el fondo de escritorio de la distro, que cambiará por el que el usuario seleccione; de hecho cada usuario tendrá como fondo de pantalla el que tenga activo al momento de cerrar la sesión.

Si he de ser sincero se nota bastante que los programadores le ponen ya muy poco interés a Unity, comprensible desde luego ya que todos sabemos que casi todos sus esfuerzos están dirigidos a la futura versión 8 que se basa en MIR y no en la actual que sigue siendo un plugin de Compiz que se ejecuta sobre las venerables X.

En cambio sí se ve que se han realizado avances en los apartados de consumo y rendimiento de Unity que es sin lugar a dudas la versión más fluida de las que he visto hasta el día de hoy, de todas formas Unity sigue consumiendo mas recursos que la gran mayoría de los escritorios libres, usa tantos como Plasma 5 y es ligeramente mas lento que éste, aunque resulta absoluto triunfador en el apartado de estabilidad, tema en el que Plasma 5 continua cojeando en forma significativa.

La característica principal de una versión LTS es la estabilidad y aún a pesar de que lo que tengo instalado en una versión Beta, no me queda duda que en esto no habrá quejas. Por ejemplo realicé pruebas usando la distro con los controladores libres para nVidia (Nouveau) y también la versión propietaria de los mismos y no encontré ninguna diferencia mensurable en cuanto a su rendimiento. Por supuesto debo hacer énfasis en que no usé ningún juego o algún otro programa que hiciera uso exhaustivo de las capacidades gráficas. Yo simplemente no uso ese tipo de programas.

Algunas inconsistencias con las que nació Unity siguen presentes y ya no hay ninguna esperanza de que sean arregladas en la versión 7. Por ejemplo continúan existiendo dos opciones separadas en el menú para apagar y para reiniciar el PC, que indefectiblemente llevan al mismo diálogo y lo mismo para cerrar sesión y para bloquear el equipo. Igualmente poco elegante es el que en Xenial Xerus las búsquedas del tablero que ya no se hacen también a la Internet (esta característica debe encenderse en forma manual), todos los scopes que se supone sirven para hacer consultas remotas sí están activos de inicio. No sirven para nada en tanto no sea active la búsqueda a la Red, pero seguramente sí consumen tiempo y recursos en cada acción que tenga que ver con el tablero. Sería deseable que estos se desactivaran y se activarán en forma transparente cuando el usuario cambia sus preferencias en este apartado. Ya veremos como será esto en Unity 8.

Hablando de búsquedas en el Dash ya no se muestran las aplicaciones que se pueden instalar, y esto sí es un gran acierto. Elimina un montón de ruido en el tablero, y porque no decirlo una fuente inagotable de problemas y saturación del disco. Quien quiere instalar un paquete siempre ha contado con las herramientas adecuadas para hacerlo.

El polémico lanzador a la tienda en línea Amazon sigue estando presente en esta versión, y se muestra de inicio en el lanzador de aplicaciones como en las versiones previas. Esta WebApp usa el aún primitivo navegador de Ubuntu, que si bien ya tiene el aspecto de las aplicaciones tipo Unity 8 no permite establecer controles de privacidad, de modo que si se usa una WebApp, a posteriori deberá abrirse el susodicho navegador y borrar todos los datos de navegación en forma manual. Por otro lado siempre se abre la tienda basada en los EEUU en lugar de usar el sitio local (si existe) que podría ser ubicado con la propia localización de la distro.

Algo que de momento no me ha gustado es que los controles de las ventanas no se pueden ya cambiar a la derecha de la misma. Ubuntu impuso esta forma que de seguro agrada a los usuarios de MacOs, pero que a mí en lo personal me parece bastante incómoda. Resulta inútil usar Unity Tweak Tool y habrá que esperar para ver si en actualizaciones futuras se vuelve a habilitar esta posibilidad, aunque personalmente lo dudo ya que no he visto que Unity 8 vaya a contar con esta característica.

Mucho ruido se ha hecho en la Red por el hecho que la barra de tareas ahora puede colocarse en la parte inferior del monitor, con lo que el escritorio de Ubuntu puede tomar un aspecto mucho más familiar para quien así lo prefiera. La barra de Unity no es un dock en el sentido tradicional y su posición está limitada a la tradicional izquierda o a la nueva inferior, nada de arriba y a la derecha. Este cambio debe realizarse modificando los archivos de control y no puede hacerse en forma simple desde la herramienta de configuración, por ello hay que instalar el programa dconf-editor y hacerlo ahí. La siguiente imagen ilustra que es lo que hay que cambiar.

unity-bottom

La otra gran novedad de Xenial Xerus es el abandono del antiguo Centro de Software por una versión del que se ha creado para Gnome. El anterior era bastante feo, lento y su sistema de sugerencias de lo peor que he visto. El nuevo es bastante más rápido y con una estética mucho mas ad hoc a los tiempos actuales, pero no todo en este nuevo programa es bueno. Lo primero que resalta es que están ausentes muchos de los paquetes de los repositorios, si bien he notado que con el paso de los días (y las actualizaciones) han ido apareciendo más. Eso sí, no está disponible ninguna herramienta que no sea estrictamente GUI. Una curiosidad es que la gran mayoría de los programas se muestran con la advertencia que se trata de aplicaciones que no son libres, algo que sin duda debe arreglarse antes de que se libere la versión final.

software

Además este nuevo Centro de Software tiene el inconveniente de no recordar el tamaño de la ventana, de modo que se “desborda” en el monitor al iniciar si no se tiene uno de alta resolución. Afortunadamente en los repositorios todavía está el viejo y siempre funcional Synaptic (y también el antiguo Centro de Software) y por supuesto se cuenta con apt desde la consola.

Por cuestiones de licenciamiento y regulaciones nacionales, Ubuntu y sus derivadas oficiales nunca han incluido los codecs necesarios para la reproducción de archivos multimedia en la instalación, pero los usuarios siempre hemos contado con el meta paquete restricted-extras para instalar de un plumazo todo lo necesario, por desgracia este meta paquete también instala el “odiado” plugin de Flash. Con tantos problemas de seguridad y teniendo en cuenta que casi todos los navegadores literalmente le han declarado “la guerra”, hubiera sido cosa buena retirarlo de los restricted-extras y dejar al usuario la responsabilidad de hacerlo por su cuenta en un proceso por separado. Especialmente teniendo en cuenta que la versión para Linux ya no se actualiza y el riesgo es mucho mayor.

Una gran noticia es que el casi esencial paquete ffmpeg ha regresado a los repositorios poniendo fin a la necesidad de usar ppa’s (que aparecen y desaparecen con frecuencia). El cambio vino por supuesto desde Debian y es muy bienvenido.

Enchular a Unity nunca ha sido sencillo, por ello Unity Tweak Tool es una herramienta indispensable; a diferencia de otras distros (especialmente las que ofrecen Gnome-Shell) que han optado por incluir en la instalación al programa equivalente (Gnome Tweak Tool o Retoques), Ubuntu no incluye al UTT y debe ser instalado por separado, y aunque necesita algunos ajustes para adaptarse a esta nueva versión de Unity, debería ser parte de la instalación.

En toda reseña de Xenial Xerus cabría esperar un gran espacio dedicado al nuevo Unity 8 y aquí no aparece sencillamente porque a pesar de que pude instalarlo sin problemas (es un proceso casi tan prolongado como la instalación original), ha resultado que en mi hardware no le apetece trabajar. Cualquier intento de iniciarlo, sin importar el tipo de controladores (libres o privativos) que se estén usando termina por obligar al reinicio del equipo sin conseguir siquiera abandonar LigthDM. Si el tiempo y el trabajo me lo permiten lo intentaré en otros PC y aún en una máquina virtual. En caso de tener éxito le habré de dedicar un artículo completo. Lo que ya es evidente desde ahora es que a Unity 8 aún le queda mucho por resolver antes de que pueda convertirse en la interfaz por principal de Ubuntu; no sería concebible un Ubuntu que solamente trabajara en una reducida gama de hardware.

Xenial Xerus apunta como una actualización muy recomendable para Trusty Tahr, que como toda LST comienza a sentirse un poco anticuada al final de sus primeros dos años de vida (recuerda que tendrá soporte hasta abril de 2019). Seguramente habrá muchos especialistas que hagan la sugerencia de esperar hasta que se libere la versión 16.04.1 en donde se supone que se habrá terminado de estabilizar todo el sistema operativo, esto como siempre queda al gusto de cada quien.

Yo siempre recomiendo realizar una instalación limpia en lugar de una actualización, un proceso que además de ser considerablemente más lento, suele presentar inconvenientes que un usuario promedio no sabe (ni desea saber) como reparar. Faltan ya solamente unos pocos días para que se liberé la versión final. ¿Serás de los que actualicen de inmediato o te tomaras algún tiempo para hacerlo?

Anuncios

3 pensamientos en “Xenial Xerus: Una vista preliminar

  1. Hola Gato, me parece que esta LTS de Ubuntu es la más intrascendente de su historia. Tanto, que considero una pérdida de tiempo instalarla. Aporta muy poco o casi nada a la versión 16.04. Si la próxima LTS, en el 2018, no se lanza ya con la tan ansiada convergencia finalizada, será un fracaso sin paliativos.

    Me gusta

    • Hola Iván.

      Probablemente y desde el punto de vista del escritorio tengas toda la razón, Unity 7 ya no aporta nada importante. Sin embargo Xenial es importantísimo ya que:

      1) Garantiza a todos los usuarios una distro estable y con soporte hasta el 2021, o para los más desesperados (como yo) hasta el 2018.

      2) Garantiza la continuidad sin sobresaltos (y con tiempo para planear, cambiar o lo que prefieran) a todas las distribuciones que dependen y derivan de las LTS (y tal vez para aquellas que siguen a todas las versiones). Mint, Bodhi y compañía tienen tiempo suficiente para actuar en consecuencia.

      3) Garantiza que los pocos fabricantes de PC’s que ofrecen una opción con Ubuntu continúen apostando por la distribución y así no se pone en riesgo lo poco que se ha ganado en tantos años de esfuerzo.

      La convergencia de hecho está evolucionando desde los dispositivos móviles hacia el PC y no se está tratando de imponer el escritorio del PC al móvil, más bien al contrario. En poco tiempo ya estará disponible la primera tableta con Unity 8 que tal vez tú tengas la oportunidad de verla trabajando en vivo, de este lado del charco se antoja difícil.

      Al final la convergencia se trata de que usando un dispositivo “pequeño” se pueda obtener la misma experiencia que se logra en el PC, tanto a nivel del escritorio como en el uso de las mismas aplicaciones. En ese sentido definitivamente hay avances. Como yo lo veo, ningún otro sistema operativo está tan cerca como Ubuntu.

      Un abrazo.

      Me gusta

      • Desde luego, no hay ninguna distribución GNU/Linux que haya logrado la penetración entre el gran público que ha logrado Ubuntu, ni habrá otra. Para que algo así sucediera tendría que producirse una mayor estandarización y más esfuerzos concentrados, cosa que no va a ocurrir.

        No le quito ningún mérito a Canonical, todo lo contrario. Sus planes de futuro suenan muy bien, pero por desgracia, en el aquí y ahora, la próxima LTS apenas presenta novedades. En fin, espero que esta circunstancia no haga más mella en la imagen ya un poco maltrecha de Canonical.

        Saludos!

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s