Los primeros 10 años.

No recuerdo la fecha exacta en que realicé mi primera instalación completa de una distribución GNU / Linux, sencillamente porque en aquel momento no me pareció algo trascendente. Solamente estoy seguro que la distro que descargué y con la cual me di los primeros golpes fue un Kubuntu 5.04 Hoary Hedgehod. De acuerdo con la vigencia de esa versión tuvo que ser en algún punto entre abril y octubre de ese año 2005, probablemente ocurrió durante los primeros días del verano, ya que los que nos dedicamos a la docencia tenemos por lo regular un periodo de receso en esta fechas.

Hace entonces 10 años que por primera vez estaba decidido a tener en mi PC al sistema operativo hoy de mis amores. El camino no fue sencillo, de hecho otro un poco menos terco que este gatito se habría decepcionado y al final lo habría dejado por la paz. Ese primer Kubuntu pudo ser instalado pero nunca logré que se mantuviera trabajando mas de 10 minutos; como averiguaría más tarde el problema era el desagradablemente habitual con las tarjetas de vídeo (una ATI en ese entonces).

Imagen de Kubuntu Hoary De: Cornstalk Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0 Cortesía de Wikimedia

Imagen de Kubuntu Hoary
De: Cornstalk
Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0
Cortesía de Wikimedia

Es curioso, pero a partir de ese frustrado Kubuntu (y poco después Ubuntu) comencé a aprender realmente muchas cosas interesantes. Mi primer “descubrimiento” fue que no había solamente un único Linux. ¡La variedad era enorme! Así intentando hacer que al menos uno de esos Linux trabajara en mi PC, comencé pacientemente a descargar e intentar con una y otra y luego muchas más distribuciones.

Esto sin duda fue el germen de mi afición por probar distribuciones; deseaba que mi PC trabajara con ellas, y también sin duda me maravillaba de las mil y un caras que podía adoptar ese sistema operativo.

Finalmente, después de muchos intentos llegué a Mandriva y por fin pude gozar de un sistema operativo estable y funcional compartiendo el disco duro con el sistema de las puertas y las ventanas. Con el paso de los meses, en forma gradual y lenta, pero a ritmo sostenido Mandriva se mantenía trabajando cada vez mas tiempo en mi PC, en tanto que el W$ poco a poco pasaba a un lugar secundario.

Hace 10 años el panorama no era tan halagüeño como lo es hoy, ya que si bien había logrado superar el escollo de la instalación y puesta a punto, existían también mil y un detalles que no eran tan buenos. Algunos problemas con el hardware periférico como impresoras y escáneres, resolución de los monitores y hasta incompatibilidades con algunos modelos de ratón.

Sin duda el principal problema era el software de aplicación que se ofrecía entonces. El OpenOffice tenía la molesta costumbre de cerrarse intempestivamente en forma continua, y ni hablar de tener una compatibilidad aceptable con los documentos de formato cerrado de M$. Muchos sitios de la Internet no recibían de buena gana a Firefox y “amablemente” te solicitaban que lo intentaras con el IE. Gimp era un margallate para trabajar y aún era un “misterio insondable” como lograr que los distintos tipos de archivos multimedia pudieran ser reproducidos. Los imprescindibles por entonces Java y Flash requerían leer sesudos tutoriales con los que no siempre se lograba llegar a una instalación exitosa.

Además estaba el choque contra la inercia y una “cultura” muy afianzada de mis muchos años como M$ – dependiente. A pesar de todo perseveré y mucho más importante, me enamoré de GNU / Linux. Aún a pesar que desde una perspectiva estética casi todas las distros, además de diferentes, (y para ser completamente honesto) en su afán de verse distintas, eran un poco “feas”.

Tuve la fortuna de ingresar al mundo de las distribuciones al principio de una era de grandes avances y me veo en la oportunidad de dar mucho del crédito a Ubuntu, que impulsaba, incluso arrastraba (aunque fuera por oposición irracional, aún cuando entonces yo no lo sabía) a muchas otras partes del mundo del software libre para mejorar y evolucionar para bien.

Los dos primeros años, una vez que encontré “mi distribución” fueron de intenso aprendizaje, leer, leer y leer más, probar, experimentar y probar de otra vez y dentro de ese periodo hice mi primera gran actualización desde Mandriva 2006 (liberada en octubre de 2005) a Mandriva 2007 (octubre de 2006), aunque para entonces ya había tomado práctica en esos menesteres usando una PC de pruebas.

A principios de 2007 llegó a mi vida mi primera laptop (equipada con un Vista de mala memoria) y comenzó a recibir su dosis de Linux. Primero con Mandriva, pero poco después pasó a Ubuntu: ¡No me podía quedar con el gusanito del fracaso inicial! Hoy a pesar de sus años sigue operando con fluidez, siempre con una distribución de última generación, y en todos estos años su única mejora fue una expansión de RAM a 2 GB. ¡Grande Linux!

Convencido, enamorado y nervioso, logré de las autoridades de la escuela en la que presto servicios, autorización para transformar el aula de cómputo escolar en una aula Linux. Así desde el ciclo escolar que inició en el segundo semestre de 2007 yo y mis estudiantes hemos corrido esta aventura juntos. Cada año veo con satisfacción como el rechazo inicial de aquellos primeros años, se ha transformado primero en duda, luego en curiosidad y ahora en plena normalidad. Bendita juventud que no se ata al pasado.

En todos estos años he sido privilegiado testigo de los grandes avances de Linux. He visto nacer y morir un montón de proyectos: distribuciones, paquetes de sistema y para el usuario final. Incluso he lanzado tanto alabanzas como diatribas en contra de algunos de ellos.

Hoy con una gran sonrisa veo como casi todas aquellas dificultades de 2005 quedan solamente en el anecdotario. La gran mayoría de las distribuciones son fácilmente instaladas y operadas en casi cualquier tipo de PC, igualmente reconocen y hacen trabajar correctamente muchos dispositivos periféricos y auxiliares con los que antes solamente se podía soñar. El aspecto, características y funcionalidad de los escritorios libres es notable. Los programas poseen muchas de las características que los usuarios de hace 10 años o más, solamente podíamos implorar a los dioses de la programación.

La estética, la belleza pues, tanto de nuestro escritorios, del artwork, y de los aplicativos no tiene nada que desear de sus contrapartes comerciales de código cerrado. Y por si fuera poco las distribuciones se mantienen mucho más seguras y estables que cualquier otro sistema operativo. El malware sigue siendo solamente un cuento para asustar a los niños.

Desde el lado de los servidores, las distribuciones se levantan como las dueñas y señoras de innumerables instalaciones, públicas y privadas. Hoy no hay rival para ellas. Los Unix comerciales apenas subsisten en sitios muy puntuales, Apple descontinuó sus versiones de servidor y W$ Server está solamente en los lugares donde administradores demasiado tercos y conservadores hacen prevalecer una anticuada posición.

Jugar (aunque yo no lo haga) también ha dejado de ser el coto de caza único de las PC con W$ y de las consolas, el avance ha sido muy lento pero al fin se ve la luz al final del túnel. Incluso antes de que termine este año tendremos disponibles las primeras consolas Linux en la forma de las Steam Machines equipadas con el SteamOS, que como debía de ser deriva de “La Madre Debian”.

Estamos en los albores de ver operativa la primera distribución para dispositivos móviles, que a diferencia de otros sistemas operativos basados también en el Kernel Linux, debería permitir la convergencia real entre todo tipo de dispositivos computacionales. Canonical, a pesar de todas sus torpezas para con la comunidad y de ir siempre atrás de sus propias promesas, ha conseguido que dos fabricantes estén vendiendo de forma limitada 3 teléfonos inteligentes equipados con Ubuntu.

Esta posibilidad es revolucionaria ya que por primera vez desde la aparición de los teléfonos “inteligentes” los usuarios tendríamos la posibilidad de controlar en mucho mayor medida nuestra privacidad que hoy está perdida en las manos de Google, de Microsoft, de Apple y de otras empresas como Samsung que patrocinan sus propios sistemas operativos móviles “Linux”, pero que al final no ofrecen certeza de que su código no tiene “puertas traseras”.

Aún quedan muchos retos por delante; el que a mi parecer es el mayor es el que se desarrollen programas de productividad que se conviertan en el modelo a seguir, en vez de seguir estando siempre en la búsqueda de equipararse con sus similares de código cerrado. El avance ha sido alentador: LibreOffice representa un cambio radical pero aún debe mejorar, Krita se propone ser más veloz que nadie en el manejo de grandes archivos, y los navegadores poseen hoy características idénticas en todos los sistemas operativos. VLC, SMPlayer y Kodi son los reyes indiscutibles en reproducción multimedia y no solamente en las distribuciones

Aún antes de comenzar mi aventura con las distribuciones, el mayor riesgo de navegar por la Internet era el de descargar software malicioso, poco sabíamos y temíamos de otras amenazas. Hoy por el contrario en un mundo interconectado el reto está en poder mantener nuestra intimidad lejos de las ambiciosas miradas de empresas y gobiernos. Las distribuciones habrán necesariamente de avanzar en este camino de cuidado de los usuarios, aún corriendo el riesgo de que los que optemos por ello seamos vistos con recelo y desconfianza. ¡Nada nuevo para nosotros!

La Internet misma cambió en forma radical; la Web 1.0 e incluso la 2.0 son cosa del pasado. Redes sociales, de todos los colores, usos, propósitos, abusos y hasta buenas intenciones ocupan una parte importante de la existencia de millones alrededor del mundo. Enciclopedias, enormes bancos de información multimedia y otras muchas cosas buenas, regulares y hasta de plano criminales están al alcance de cualquiera que disponga de unos minutos.

La aparición y puesta en práctica del concepto SaS (Software as Service) es todo un reto; programas que no distinguen sistemas operativos basados en la tecnología de la web, nos ofrecen de todo un poco: Suites de oficina, gestores de tareas, CRM, controles administrativos, tratamiento gráfico, incluso herramientas de programación y otras muchas cosas. Por desgracia aunque muchas de ellas son gratuitas, por lo general son software cerrado y esto es sin duda un retroceso. Doloroso además ya que fue en el seno del software libre donde se dieron los primeros pasos por este sendero; y aún hoy esos servicios cerrados se ejecutan en servidores equipados con alguna distribución GNU / Linux.

Pero el cambio más importante es sin duda la ubicuidad. No me deja de asombrar que hoy se dispone de acceso a Internet en la palma de la mano y a velocidades sorprendentes, que seguirán aumentando porque nuestro apetito por ella no tiene límite. ¡Y yo que empecé con menos de 20 Kbps amarrado a una línea telefónica fija y para uso exclusivo de la red!

Durante mis 10 años también he visto crecer enormemente el número de usuarios de una distribución. Cuando empecé en esto, las cifras más optimistas hablaban de que un 0.70 % de las computadoras usaban alguna distribución Linux, hoy la cifra está puesta en alrededor del 1.7 %. Un uno por ciento no parece la gran cosa, pero si nos atenemos al número total de PC que operan en el mundo, ese 1 % representa muchos millones más de usuarios, entendiendo que en estos 10 años tanto la población como el número de PC ha aumentado en forma impresionante.

Gracias a las distribuciones me integré como miembro de pleno derecho y disfrute a la cyber sociedad, ya no solamente leyendo (siendo parte pasiva) de los foros de usuarios. Me inicié en el duro arte de preguntar y además hacerlo en forma correcta. También participé en discusiones y en la medida en que mis escasos conocimientos lo permiten, intento responder las dudas de aquellos que están aún mas atrasados que yo.

Igualmente a causa de las distribuciones comencé a escribir en forma tal que puedo compartir mis experiencias otras personas en todas partes del mundo, y eso me ha llenado de gran placer y me ha permitido tratar a tantas y tantas personas amables y generosas.

Esta es la entrada número 100 de “El Gato con Linux” y jubilosamente ha coincidido con mis 10 años como linuxero en activo. ¡Motivo doble de celebración! Voy por otros 10 años (cuando menos).

Anuncios

2 pensamientos en “Los primeros 10 años.

  1. preciosas y precisas reflexiones que los ‘viejos rockeros’ no podemos hacer sino nuestras… recordando que, año arriba, año abajo, emprendimos tu mismo camino y percibimos tus mismas sensaciones. Lo realmente interesante es constatar que los caminos a explorar, con Linux, son infinitos. Yo elegí, tras similar periplo por varias distros, el de Debian, guardo un gran cariño a toda la tribu de los Buntus, donde me desteté, pero ahora ya soy debianita acérrimo, y estoy enamorado del entorno Cinnamon, rescatado de Mint.

    Añadir que, por supuesto, otra gran ventaja es que, en Linux, puedes evolucionar a tu gusto, desde quedarte en ‘usuarius comunis’, pasar a ‘usuarius habilis’ (donde creo que estoy, y me quedaré) o llegar hasta la especie de ‘usuarius sapiens’.

    En fin, que enhorabuena, me ha gustado mucho este bloguero ‘dèjá vue’.
    Un cordial saludo, Gato.

    Me gusta

    • Hola Doc.

      Como dices, poco antes o poco después los viejos rockeros andamos caminos paralelos, eso sí igual de emocionantes; con momentos apasionados y uno que otro dolor de cabeza.

      Creo que todos recordamos con mucho cariño el paso del “usuario comunis” al mas comprometido “usuario habilis” y es por eso que le dediqué tantas palabras a esta remembranza del décimo aniversario.

      Por cierto, estoy tan emocionado como tú con el nuevo Cinnamon, toda una revolución en los escritorios libres. Ha subido la vara mucho y todos los demás tienen que hacer un gran esfuerzo para llegar a su altura.

      Nos leemos pronto.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s