Insider! (2)

Con un poco de retraso debido a que a final de cuentas sí hubo más versiones del Programa Insider, y ya que apenas faltan unos días para la liberación de la versión final escribo la segunda parte de mis impresiones de lo mis pruebas de lo que será W$ 10.

El aspecto general

Durante mucho tiempo la decoración de las ventanas fue espantosa, casi se podría decir que había sido garabateada por un niño, al final se ha cambiado a una extremadamente similar a la que tienen las versiones 8.x, nada nuevo pero aceptable.

Como es de sobra conocido a W$ 10 regresa el menú desplegable, aunque este no es mas de “cortinilla”. De hecho no guarda semejanza con los muchos otros que he visto; dentro de lo que se le puede cambiar a un menú, el de W$ 10 presenta algunas novedades.

Se encuentra dividido en 3 (4) secciones que cumplen distintos propósitos: Comenzando desde la parte superior izquierda hay una sección que mantiene una lista de los programas más usados; como suele suceder en estos casos si no ha habido un uso preferencial de algunos de ellos, se muestra lleno de cualquier cosa (¿sugerencias de MS?), aunque supongo que con el tiempo la lista deberá llenarse correctamente.

La segunda parte (y tercera) se ubica abajo de la anterior y en primera instancia contiene los comandos básicos, entre ellos el que sirve para apagar el PC. El último de ellos permite mostrar la lista completa de programas. Esta tercera área del menú sustituye a las dos anteriores con una lista ordenada alfabéticamente de todos los programas instalados, y aunque su recorrido es siempre vertical (muchos programas, mucho scroll), es posible saltar a la letra con que inicia.

La cuarta sección se encuentra a la derecha de las otras y corresponde a lo que fue el “tablero” de las versiones 8.x. Aquí es donde se ubican las Live Tiles, que pueden ser dispuestas a voluntad.

Si sirve la comparación con alguno de los menús de las distribuciones podríamos decir que la primera sección tiene su mejor símil en el Dash de Unity o al apartado “Usadas Recientemente” de Gnome-Shell, debido a que varían con el tiempo. La sección de las Live Tiles corresponderá entonces a los favoritos del menú de Cinnamon o de la mayoría de los menús de KDE, y las Task Bar de Gnome-Shell y de Unity. La segunda sección no tiene una correspondencia exacta ya que la mayoría de los escritorios libres ocupan el panel para esas funciones.

La tercera sección equivale entonces a la visión abultada del Tablero de Gnome-Shell o de Unity (aunque sin la lata de tener que quitar y poner sugerencias). En ninguno de los tres casos me convence; nada como la categorización por tipo de aplicaciones que permite revisar con cierta lógica, especialmente cuando se busca algo sin saber su nombre.

Junto al botón del menú se localiza la caja de texto que da acceso a las búsquedas. Permite indistintamente buscar aplicaciones, algo en la Internet o da acceso a Cortana (el asistente virtual). Y al igual que en nuestros escritorios queda disponible en el momento en que se activa el menú, es decir que se puede comenzar a escribir una búsqueda de inmediato. Bastante similar al uso que se tiene en Gnome-Shell o en Unity. Similar que no igual ya que Cortana es al final la que toma el control de estás búsquedas.

Cortana y Edge

Durante los primeros meses usé la versión en Inglés y establecí mi ubicación en algún punto de los Estados Unidos para poder probar el asistente virtual del que tanto se ha escrito. Seguramente yo nunca le daré uso a estos artilugios informáticos, que en realidad me parecen bastante estorbosos; especialmente en el escritorio. Probé hace tiempo algunos en Android y terminé por deshacerme de todos ellos (incluido Google Now). Suelo ser bastante más rápido y eficaz con mis manos, que intentando hacer que el aparato entienda mis palabras, y además son bastante limitados en el acceso a los programas.

A Cortana primero hay que darle un breve entrenamiento para que distinga la pronunciación de cada quien. En mi caso quedé sorprendido porque “atrapó al vuelo” mi pobre pronunciación del Inglés. Desde la última actualización he estado probando como funciona en español. De España, porque Cortana no está disponible para México.

Merece nota aparte el tedioso procedimiento para pasar de una localización a otra, pero al final lo conseguí.

A estas alturas se le pueden preguntar a Cortana esas “curiosidades” que hemos visto en vídeos como pedirle que esclarezca si es “niño o niña”, o que cuente un chiste. Cortana hasta ahora se ha mostrado neutral en asuntos de tecnología, por ejemplo al preguntarle por el mejor navegador de Internet muestra una búsqueda acerca del tema en vez de sugerir Edge. Seguro que en algún momento cambiará.

Cortana está íntimamente ligada a Edge (el nuevo navegador) tanto que ya puedo ver los nubarrones de controversias por monopolio y discriminación para la competencia, porque dudo mucho de Google se quede con las ganas.

Hablando de Edge hay que decir que se comporta muy bien… para lo que es. Indudablemente es veloz, faltaba mas si es un navegador en los huesos, digamos para comparar, que es como usar Midori; la única diferencia con los numerosos navegadores ligeros que hay para las distribuciones, es que trabaja sin caerse y muestra en forma adecuada las páginas.

Edge sin duda es un buen paso para ayudar a dejar descansar en paz al Internet Explorer (IE), pero de ninguna forma en este momento es un sustituto para cualquiera de los grandes navegadores, su única ventaja real es que va de la mano con Cortana. Sin ella es completamente prescindible.

Otras aplicaciones

Muchas de las aplicaciones que se instalan son sencillamente las famosas WebApps: Noticias, Deportes, Dinero, Salud, etc. Lo que hacen en realidad es lo mismo que Bing, solamente que de entrada están categorizadas. Incluso al revisar estas “noticias” es posible que aparezcan los molestos “popups” publicitarios, señal segura que solamente es una forma de invocar al navegador en una ventana aparte.

W$ sigue con el mal que aquejó a su predecesor, sus aplicaciones se ven poco serias, mucho mas propias de un dispositivo móvil que de un PC de escritorio. M$ parece pretender cubrir su falta de imaginación y de poder de convencimiento a los grandes editores de software con chucherías.

Y con este mismo espíritu, encontramos la Tienda abarrotada de cosas que no le sirven a un usuario que pretende trabajar con su PC. Ni rastro de los grandes programas que han convertido a W$ en el SO más usado en el mundo. Nada de Office, Visual Studio, o cualquiera de los programas de Adobe que tanto nos mientan como la gran carencia de las distribuciones.

Además el sistema de actualizaciones dual continúa trabajando igual que en W$ 8.x, hay que efectuar dos procesos por separado, uno para W$ propiamente dicho y otro para las Apps. Esta tienda no tiene nada que ver con lo que ofrecen otras aplicaciones similares para otros sistemas operativos. Los usuarios de Mac o de Linux nos podemos reír a carcajadas de la tan cacareada Tienda de Windows.

He leído de cambios en otros componentes, sin embargo lo que hay es mínimo como para que valga la pena comentarlo, el Bloc de Notas sigue siendo soso y lento, el Explorador de Archivos luce igual y así por el estilo.

Dejo para el final el decir que W$ ha implementado muchas de las características que tenemos desde hace años los usuarios de Mac y de las distribuciones. Escritorios virtuales, efecto expo y búsquedas contextuales, aún en Internet. Y además M$ hasta lo que se ve ahora, lo ha hecho bien. Bueno no es un gran logro de cualquier forma; el código siempre ha estado ahí para cualquiera que quiera revisarlo y aprender de él (incluyendo a M$)

A pesar de los pesares, considero que W$ 10 será de gran ventaja y aceptación por muchos de los millones de usuarios del SO. Les devuelve una interfaz lógica y familiar, termina con la absurda categorización de aplicaciones entre tradicionales y modernas y por encima de todo, por primera vez en su historia, una nueva versión de W$ no requiere una fuerte inversión en hardware. W$ trabajará en muchos equipos que fueron diseñados para la última etapa del XP. Eso sí como en cualquier SO no se pueden pedir milagros, habrá cacharros donde no se podrá ejecutar.

¿Vale la pena el cambio?

Soy un convencido de las bondades técnicas y éticas del software libre en general y de las distribuciones GNU / Linux en particular. Al mismo tiempo (y como muchos otros) creo que no son para todos; solamente son para aquellos que están dispuestos a realizar el esfuerzo necesario para cambiar y para aprender.

El programa Insider es una excelente oportunidad para que los usuarios domésticos dueños de un PC adecuado y que actualmente tienen trabajando una versión no legal del sistema operativo de las ventanas, obtengan una instalación legal. A pesar de las posibles incomodidades que representan las condiciones de uso que impone la licencia, no pueden ser peores que las que se padecen al tener una “copia pirata”. Mucho he visto al respecto y no es agradable. Por otro lado todos aquellos que prefieran ser “Insider” estarán contribuyendo a disminuir el poder económico de las mafias de la venta de copias ilegales que controlan este comercio desleal, perjudicial y corruptor que pululan en nuestras ciudades.

¡Tan simple y tan complicado a la vez!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s