Rafaela se toma un buen Mate

Poco antes de ausentarme de mi trabajo para someterme a la cirugía recibí como donación para el aula de cómputo, una PC un poco antigua. Hace un par de semanas regresé al trabajo y como aún me cuesta un poco de trabajo usar los anteojos (adminículo esencial para este gato cegatón) deje hasta el fin de la semana anterior su revisión para entender con que estaba lidiando.

Un buen equipo de marca HP con 1 GB de RAM, algo anticuado, especialmente en el apartado de la gráfica; seguramente no podré ponerlo a trabajar con el resto de las máquinas debido a que no dará la talla para ejecutar algunos de los programas que usamos, pero le encontraré un uso útil.

Lo primero que me ha quedado claro es que no podrá tener un escritorio de los que requieren aceleración 3D como Gnome o KDE o Cinnamon. Por ello decidí en primer lugar probar Xfce, pero confirmé que el escritorio del ratón ha engordado mucho. Por esos días apareció la versión RC (Release Cadidate) de Linux Mint 17.2 Rafaela, que entre sus múltiples novedades promete hasta un 40% de mejora en el rendimiento. La tentación fue insuperable.

Esta nueva versión de la ahora distribución Semi Rolling se presentó con las dos nuevas versiones de los sabores de la casa: Cinnamon 2.6 y Mate 1.10 mismas que descargué en sus versiones de 32 y 64 bits.

Soy un terco probador así que lo primero que intenté fue probar con Cinnamon (32 bits) que como era de esperarse no pudo iniciarse de forma correcta; de cualquier modo fue una experiencia reveladora porque descubrí que el “malévolo” Modo Renderizado por Software no fue utilizado y me referiré a esto en un artículo posterior.

Enseguida procedí a probar con la versión Mate de 32 bits. ¡Y que grata sorpresa, una verdadera seda! Considerando la antigüedad del PC arranca rapidísimo y todo trabaja a las mil maravillas. Midiendo el consumo de recursos, de arranque consume siempre menos de 200 MB, además me he topado con la distribución que mejor libera recursos tan pronto como se cierran los programas, no importa si usé el navegador o alguno de los programas de la suite de oficina al volver a medir los recursos se mantienen apenas por arriba de los 200 MB. Esto que podría parecer trivial para un PC moderno es realmente muy importante cuando hablamos de equipos modestos y/o antiguos, donde los congestionamientos de recursos suelen demeritar mucho la experiencia del usuario.

Sin mayores trámites procedí a realizar la instalación que se hizo sin contratiempos. Escogí el modo de particionado manual para poder mantener por separado “/” y “/home” ya que la opción de usar todo el disco crea solamente una partición “/” (además de la swap) y no creo que sea la mejor opción; mantener los datos de usuario aparte es siempre una útil precaución.

Sigue sin gustarme el que la sesión Live solamente pueda ser en Inglés y con una configuración de teclado “Made in USA”. Mint es una de las muy pocas distros que no permiten realizar este importante ajuste antes de empezar las pruebas. Considerando el tamaño de la imagen ISO, simplemente no encuentro una razón válida para no incluir estas comodidades.

Una vez terminado el proceso el primer inicio fue correcto, de inmediato me sugirió actualizar, lo que es muy natural ya que aún se trata de una versión RC y todo continuó trabajando en forma correcta aunque entre las cosas que se actualizaron estaba el propio Mate señal que aún se trabaja en los últimos ajustes.

Rafaela Mate se presenta con un conjunto de programas bastante estándar: LibreOffice, Gimp, Firefox, Thunderbird, Pidgin, Banshee, Totem (Videos), VLC y Brasero, además de las acostumbradas utilerías que acompañan a cualquier distribución moderna.

En el apartado de detección de hardware, se presenta muy similar a Ubuntu; luces y sombras como siempre. Por ejemplo en pruebas posteriores Rafaela no pudo detectar la tarjeta Wifi de mi portatil (Broadcom) aunque es solamente asunto de instalar algunos paquetes adicionales. Del mismo modo en otra prueba no pudo detectar un sistema de sonido 5:1 y solamente lo indicó como estéreo, aunque no por ello quedó muda.

Aunque no se encuentra habilitado al instalar esta versión, Mint incluye a Compiz como compositor alternativo, muy a la manera del siempre bien recordado Ubuntu Lucid Lynx. Yo no soy muy aficionado a las virguerías, sin embargo ahí están para cualquiera que las quiera y que posea el hardware que lo permita.

Si bien Mint sigue siendo predominantemente “verde” (y a mi no me gusta el verde) ahora se incluyen varios temas, con sus respectivos juegos de iconos que permiten cambiar de forma muy simple el aspecto y los colores sin necesidad de recurrir a la descarga de temas adicionales. Por supuesto esta opción siempre es posible para quienes gustan de ajustar hasta el mas mínimo detalle del escritorio.

Rafaela no sigue a Ubuntu en el uso de la fuente tipográfica y en su lugar presenta a Noto de bastante buen aspecto. En cuanto a los fondos de pantalla, si bien Mint continua usando su imagen tradicional simplemente actualizando el número de versión (que ya está muy vista y además de verse pasada de moda carece de buen gusto), incluye un buen número de fondos adicionales, la selección realizada especialmente para Rafaela y todas las selecciones anteriores desde la versión Maya.

El lanzador de aplicaciones es el viejo conocido Mint Menu como no podría ser de otra forma y debo reconocer que su funcionamiento no le pide nada a ningún otro lanzador, incluyendo la búsqueda que trabaja en forma correcta y usa la Internet si así se desea.

El desempeño de Rafaela es más que correcto, excelente sería un mejor calificativo. Esto se debe en gran medida a las mejoras que se le han hecho a MDM (Mint Display Manager) ahora en su versión 2.0 Los tiempos de inicio y apagado son buenos y por supuesto, especialmente el de encendido dependen mucho del hardware en el que trabajen.

Otras mejoras como la manipulación “en caliente” de las extensiones en Caja (Explorador de Archivos), soporte completo al mezclador de sonido y un muy interesante manejo de paquetes “extranjeros” (añadidos por ppa) son algunas otras de las novedades que ofrece este escritorio.

Solamente resta esperar la liberación de la versión final, que tiene muy buena pinta. Muy recomendable y no solo para quienes sufren de nostalgia crónica. Si deseas probarla Aquí puedes hacerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s