Muchas gracias UMAA 198

Algunas cosas no tienen remedio, no importa que tanto las vaya uno dejando “para después” llega el momento en que debemos hacerles frente. Tomar el toro por los cuernos como se dice en mi rancho.

Hace ya varios años (bastantes) que comencé a experimentar molestias con mi nariz. Primero la sensación de tener “incrustada” una pelota de ping – pong (tenis de mesa) dentro de la cara; años después apareció una continua irritación que además de hacerme estornudar continuamente terminó por ocasionar una leve acumulación de secreciones en el canal que comunica el oído con la nariz.

Alarmado por la posibilidad de sufrir una disminución en mi capacidad auditiva me hice al fin a la idea y acudí al médico especialista. Además de confirmar la existencia de una rinitis me informó que tenía “desviado el tabique nasal”. Seguí por aquel entonces todas las indicaciones y pronto desapareció la sensación de taponamiento. Entonces me olvidé del asunto.

A principios de este año de 2015 apareció de nuevo la molestia en el oído. Irremediablemente me estoy haciendo cada día más viejo (Cronos no tiene misericordia) por ello me decidí a buscar alguna solución más duradera y acudí a solicitar consulta al IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social). No deseo pasar los años que me queden medio sordo y con mas molestias de las estrictamente necesarias.

Después de los trámites de rigor terminé siendo “canalizado” a la UMAA (Unidad Médica de Atención Ambulatoria) 198 para ser sometido a una cirugía para corregir la desviación del tabique nasal (Septumplastia) . Ahí me atendió la Dra. Pérez Tobar que fijó el pasado día 18 de mayo como la fecha para la intervención quirúrgica.

El día 15 de mayo por la mañana recibí una llamada (primer hecho sorprendente) del personal de trabajo social y me informaron que debido a una falla en una máquina se cancelaba la cirugía para la fecha prevista. Agradecí mucho la llamada porque me evitó todo el lío y el disgusto que significa presentarse a una cita y que te reciban con la noticia “que siempre no”.

El 18 de mayo nuevamente me llamaron, esta vez para ofrecerme una nueva fecha el día 20; acepté de inmediato, y vaya que esto es realmente sorprendente. ¡No tuve que volver a iniciar los trámites!

El miércoles 20, como estaba previsto, ingresé temprano a la UMAA, fui sometido a la cirugía y a la mitad de la tarde estaba de regreso en mi madriguera. Con una enorme nariz como de payaso pero entero, lúcido y prácticamente sin dolor.

Durante mi estancia en el UMAA recibí toda clase de cuidados y atenciones por parte del personal de trabajo social, por las extremadamente cálidas y profesionales chicas del personal de enfermería, y por supuesto de los médicos que estuvieron atendiéndome.

Antes de la operación fui advertido por parientes, amigos, colegas e incluso por mi médico general que las secuelas de la cirugía serían bastante incómodas, tanto que me imaginaba a mi mismo con la cara hinchada, amoratada, deformada y con mucho dolor; algo así como si me subiera al ring con el campeón mundial de peso pesado y me usara de pera loca durante los 12 encuentros de una pelea de título mundial. Vamos la escena final de Rocky mostraba un tipo guapo y entero en comparación a como me imaginaba a mi mismo.

Teniendo eso en cuenta, preparé 4 los artículos sobre la instalación del aula de cómputo escolar, en el entendido que no podría sentarme frente a una computadora por muchos días.

Pero para mi sorpresa, la inflamación ha sido mínima, limitada a mi nariz y esto básicamente debido a que quedó taponada con gasa durante unos días. Hoy estoy casi sin inflamación.

La Dra. Pérez Tobar le ha hecho a este gatito una cirugía excelente y me a librado, además del problema original, de la gran mayoría de las temidas secuelas. Ella y todo el equipo son un grupo de primerísimo nivel, profesional y de gran calidez humana.

Continuamente nos estamos quejando de lo malo que son algunos servicios, especialmente los de atención médica del IMSS. Es por ello que hoy hago un reconocimiento expreso al nivel de excelencia de este grupo de profesionales, al que ofrezco sentidas disculpas por no mencionar a cada uno por su nombre. Son tantos, tan amables y yo estaba tan confundido que no quiero olvidar mencionar a cualquiera de ellos.

Gracias por todo equipo de la UMAA 198

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s