El aula de cómputo escolar con Linux 3

El sistema operativo

La elección del sistema operativo correcto en una instalación múltiple es algo de la mayor importancia; determinar que distribución, que escritorio, que paquetería, que facilidades. Así como conocer sus debilidades, carencias y la cantidad de soporte que se puede obtener son asuntos clave para lograr tener funcionando en óptimas condiciones un aula de cómputo escolar.

Si llegaste hasta este punto es que estas razonablemente seguro que cuentas con el hardware adecuado para lograr tu propósito. Ahora se abre ante ti la puerta que da paso a la elección de entre una gama de posibilidades tan grande que con toda seguridad no las podrás explorar todas a tu entera satisfacción. En este punto compartiré contigo algunas de mis experiencias personales para justificar mis sugerencias.

Una sola distribución, un único escritorio.

A lo largo de los años, aprendí, muchas veces por la mala, que ésta es la primera y mas importante condición para lograr el éxito en nuestra singular empresa.

Seguramente en tu andar te habrás topado con instalaciones donde coexisten varias versiones de W$, XP, XP + SP1 o SP2 o SP3, 7, 8 y hasta el 8.1 y si te has detenido a observar, habrás notado que esta situación genera 2 problemas muy evidentes: Descontento entre los estudiantes y una carga de trabajo considerablemente mayor para el docente.

Los chicos por su propia naturaleza con mucha frecuencia y sin ninguna otra razón que su inmadurez suelen preferir lo que ha sido asignado a sus compañeros, no importa si es “mejor” o es “peor”. Acusan en forma casi instantánea un trato diferenciado y esto por supuesto demerita en mucho el rendimiento del grupo. Este fenómeno se da a cualquier nivel e incluye cualquier aspecto de su permanencia en las instalaciones escolares. Da lo mismo si se trata de pupitres de distinto aspecto, bancos, computadoras y por supuesto sistemas operativos.

Existen mas de 500 distribuciones diferentes e incluso muchas de ellas cuentan con varios entornos de escritorio para nuestro disfrute (Fedora, Open SuSe, Mageia, Debian, etc) de modo que el número total de posibilidades es mucho mayor aún.

Una tentación recurrente que suelen tener quienes comienzan en esto, es la de colocar en cada PC la combinación de distribución – escritorio que mejor se adapte a cada computadora (o grupos de ellas) por motivos estrictamente tecnológicos.

Esto por supuesto es perfectamente posible. El mito mas frecuente entre los Linux Fan Boys (que los hay, los hay) es que su distribución favorita funciona como un todo terreno futurista, capaz de hacer trabajar cualquier cacharro computacional que les pongas enfrente. La realidad, como siempre tiene la desagradable costumbre de presentarse dura, desnuda y con un garrote en mano; entonces ninguna distribución es capaz de instalarse en cualquier PC, al menos no sin intervención manual y a veces con grandes dosis de paciencia. De hecho si tienes curiosidad por leer algunos de las entradas anteriores de este felino blog, te encontraras que en un número reducido de equipos distintos mis resultados y comentarios suelen variar mucho de distro en distro.

El secreto entonces está en encontrar una sola distro que se acomode lo mejor posible a todos los tipos de PC con que cuentes y en elegir el escritorio que ofrezca la mejor relación entre la experiencia de uso y el desempeño. En definitiva no se trata de buscar el óptimo para cada PC, el secreto está en encontrar soluciones satisfactorias, aún cuando no sean las “mejores tecnológicamente hablando”.

Ten en cuenta además que usando una sola distribución tanto en tu papel de profesor como de administrador, solamente deberás lidiar con una serie única de procedimientos en todas las PC, distros diferentes no solamente significan programas y versiones distintas; son sistemas operativos distintos con su propia estructura y metodología. Muchas formas de despellejar al gato, y a los gatos no nos gusta que nos despellejen.

La elección de la distribución.

Hay muchos criterios a tomar en cuenta en el momento de seleccionar una distribución, pero algunos tienen mucho mas peso en la decisión que otros. Así que como primer paso lo que necesitas es hacer una lista del tipo de aplicaciones que necesitarás tener instaladas para poder cumplir con los objetivos académicos.

Nótese que escribí “tipos de aplicaciones” en lugar de programas que usas. Linux cuenta con muchos programas que sirven para hacer las mismas tareas que en otros sistemas operativos, pero fuera de algunos y muy relevantes “garbanzos de a libra” la realidad es que con lo que se cuenta es con programas diferentes (y a veces muy distintos) para realizar las mismas tareas.

El ejemplo clásico son los programas de Adobe (Phoshop, etc.) y el AutoCAD de Autodesk, y como es de suponerse no hay versiones de estos programas para Linux. En su lugar hay otros que ofrecen funcionalidades mas o menos similares como puede ser GIMP o InkScape o Krita y LibreCAD u Draftsight.

Una vez que tengas tu lista de tipo de aplicaciones el siguiente paso es encontrar la equivalencia que satisfaga tus necesidades e ir anotándolas al lado de los nombres originales; sí ya sé que esto es mucho trabajo, en especial para aquellos que no tienen experiencia en Linux. Cuando tengas completa esta lista doble llegará el momento de verificar en las distribuciones que tengas en mente la disponibilidad de dichos programas; primero en sus repositorios, en segundo lugar y si fuese necesario en repositorios de terceros y por último su disponibilidad como descargas individuales en los sitios de sus autores.

Sé que las opciones dos y tres no son recomendadas casi nunca por los puristas, sin embargo y por experiencia te digo que son una opción válida. Pero por favor no uses los sitios de descarga tipo Sofpedia y similares, si vas a descargar algo, que sea desde el propio sitio del autor. ¡No te compres problemas!

Este primer filtro reducirá en forma notable el espectro de distribuciones con las que debes lidiar, ahora es tiempo de cerrar el filtro un poco más atendiendo al factor duración del soporte de cada versión de las distribuciones.

En W$ cada versión suele durar muchos años en el mercado, desde el exagerado periodo de mas de 12 años para el XP y hasta el actual de 3 – 5 años. Las actualizaciones es ese sistema operativo suelen ser verdaderamente críticas, parches y parches para solucionar fallas del tipo “Zero Day”, es decir vulnerabilidades que pueden dejar tus PC convertidas en zombies inútiles con mucha facilidad y esto sin contar la necesidad de mantener en constante actualización las herramientas anti malware. Pero por el contrario los programas de usuario suelen permanecer accesibles a lo largo de las versiones, por ejemplo un reproductor musical cualquiera puede ser instalado en todas las versiones de W$ que estén disponibles en cualquier punto del tiempo, su funcionalidad estará limitada básicamente por sus requisitos mínimos y óptimos de hardware.

El Linux la situación es exactamente la opuesta. Que me disculpen lo chicos de Ubuntu, pero desde el punto de vista de la seguridad, la enorme mayoría de las actualizaciones son “innecesarias”, al menos en entornos de uso como el que nos estamos proponiendo. No hay virus y prácticamente si no se ejecutan en forma expresa y voluntaria (y contando con los permisos necesarios) casi cualquier otro tipo de malware no puede hacer daño. Y antes que alguien levante su espada vengadora para intentar cercenarme la cabeza por estúpido. Les recuerdo que estamos hablando de un aula de cómputo escolar, no de un data center con servidores de misión crítica y miríadas de datos confidenciales.

Pero por otra parte a cada versión de un programa por regla general se corresponde una versión de la distribución. Esto no suele ser un problema a excepción del caso en que se termine el soporte a la versión de la distro. En ese punto algunas distribuciones simplemente retiran los repositorios y con ellos la posibilidad de instalar otros programas a los que originalmente se tenían presupuestados, y créeme esto último suele ocurrir. Otras distros (como Ubuntu) cambian de lugar los repositorios a un espacio de versiones atrasadas (Legacy) y desde ahí puede volver a acceder a todos los paquetes. Si bien esto no es “difícil” de hacer sí es un poco tardado y laborioso, especialmente cuando tenemos una cantidad respetable de equipos en los que habrá que repetir la acción, y por lo general en estos casos andas muy escaso precisamente de tiempo.

Un punto más a reflexionar es el hecho real es que los docentes trabajamos por ciclos completos anuales, independientemente si estos se dividen en varios periodos (semestres, trimestres, cuatrimestres o lo que quieras) o no, y por lo general solamente tenemos tiempo durante los recesos (vacaciones) de los estudiantes para hacer tareas de mantenimiento mayor a todas las PC. Créeme que cambiar y / o actualizar el sistema operativo es tarea mayor.

Como ya te estarás dando cuenta este factor de tiempo deja fuera de las candidatas a la inmensa mayoría de las distribuciones. Necesariamente necesitas elegir alguna que ofrezca soporte por años completos y por algún designio oculto de Tux la mayoría no trabajan así. 9 meses para las versiones “intermedias” de Ubuntu, 18 meses (más o menos) para Fedora y Open SuSe y así por el estilo.

En este punto nos quedamos con Debian y sus derivadas directas, las LTS de Ubuntu y sus derivadas directas y Red Hat y sus derivadas directas, no, Fedora no es una derivada de ningún tipo de Red Hat, en el mejor de los casos es a la inversa. Además nos quedan las distribuciones Rolling Release, pero siendo sincero no hay todavía una RR que cumpla con ser EASY y corres dos riesgos con ellas, tener que ir deteniendo las actualizaciones en directa proporción al poder y edad de cada PC en particular y en el peor de los mundos, quedar con una distribución que no cumple con los requisitos de estabilidad y apariencia continuamente. Ya es bastante trabajo tener explicarle a los estudiantes como se hacen las cosas cada uno o dos años cuando se actualiza la distro, para tener que hacerlo en cualquier instante intermedio de un curso.

Reducido nuestro “universo” de está abrupta manera habrá que hacerlo un poco más. Comencemos por olvidarnos de las derivadas de Debian Testing o Inestable, es una solución aún peor que una RR real en nuestra aula (creo que acabo de fulminar unas 250 distros ¿no?). ¿Red Hat y sus derivadas? Lo primero que hay que tener en cuenta es que por Red Hat hay que pagar. ¿Poco probable no es así? CentOS y Scientific Linux son gratuitas, pero en sus últimas versiones solamente ofrecen 64 bits. ¿Todas tus PC cumplen con esta posibilidad? Además son distribuciones totalmente orientadas al servidor, habría que analizar en detalle.

El siguiente criterio será entonces el escritorio, pero ya me extendí mucho y lo veremos en la próximo entrega.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s