Spartan: El conflicto anunciado

Hace poco escribí sobre lo que se había presentado como novedades de W$ 10. Intencionalmente no mencioné al nuevo navegador de M$ porque este tema merece por sí sólo una entrada aparte.

Hace muchos años Internet Explorer reinaba con mano de hierro los escritorios de millones de PC con el sistema operativo de las ventanas. Había expulsado de su “reino” a cualquier competencia y entonces se dio a la pachanga. Sin mejoras reales y con cada vez mas agujeros de seguridad empezó a ser visto casi como un apestado, aún por los más fanáticos.

Llego Firefox e hizo algo nuevo: creo las extensiones; pequeñas (y a veces no tanto) piezas de software que dotaban al navegador de posibilidades nuevas y maravillosas. Esto ocurría en contraposición a los ActiveX de M$ que teóricamente lograban lo mismo, con la salvedad que éstos son en realidad bibliotecas de enlace dinámico (DLL) y que por ello no solamente afectaban el comportamiento del navegador, de hecho podían (y pueden) interactuar con cualquier programa.

Así lo que en principio pareció ser una buena idea, termino siendo una pesadilla proporciones dantescas. Conozco empresas que incluso bloquean desde sus propios servidores de acceso a la red mundial al Internet Explorer, es decir no permiten que sus usuarios salgan a la Web usando IE, y cuyos ingenieros ven como principal problema de seguridad a los ActiveX.

Las extensiones de Firefox no fueron una solución total, de alguna forma todavía permiten “contaminación”. De cualquier modo ésta por lo general (si sucede) suele ser más sencilla de controlar y erradicar.

Entonces Firefox también, contento con su éxito se durmió en sus laureles, en tanto que muchos programadores hacían con diligencia más y más extensiones. Google que pasaba por ahí vio una gran oportunidad y creo su propio navegador, que además de ofrecer las posibilidades de Firefox para crear e instalar extensiones, se encargó de corregir dos problemas básicos de que tenía Firefox. En primer lugar metió todos los procesos en cajas de arena “sand boxes” con lo que redujo de forma dramática las posibilidades de vulnerar la seguridad de Google Chrome y del propio sistema operativo. Y en segundo lugar hizo que sus extensiones un fueran independientes de la versión de Chrome en la que se estaban instalando.

Con un ciclo de liberación rápido (cada 6 semanas) y actualizaciones forzosas, Google no podía permitirse el lujo de que a cada nueva versión dejaran de funcionar todas las extensiones de los usuarios y estos tuvieran que esperar a que los programadores respectivos lanzaran una actualización que ya no fuera compatible con una versión nueva de Chrome presentada unas semanas después.

Así la estrella naciente de Firefox se estancó y el IE siguió su caída en picada. En tanto que Chrome avanzaba y al paso de su caballo se ensanchaba Castilla, tanto Firefox como IE se dieron a la tarea de al menos “ponerse a la par”. Firefox realizó notables avances y hoy lo tenemos muy bien posicionado, aunque no ha logrado recuperar su lugar anterior. Por el lado del IE, si bien se hicieron buenos esfuerzos para mejorarlo, siguió careciendo de las funcionalidades de sus competidores y además carga como una losa su mala fama anterior.

Así con la nueva versión de W$ 10 se ha anunciado un nuevo navegador, con el nombre código “Spartan” que se supone vendrá para llenar todas las carencias del antiguo Internet Explorer. Los primeros rumores decían que estaría basado en Webkit y después se dijo que no sería así porque M$ no quiere quedar “en las manos de Google”. Quien escribió esto último está simplemente fuera de onda; parece que no recuerda que Google ya no está involucrado en el desarrollo de Webkit porque simplemente no se pudo poner de acuerdo con Apple (el otro gran patrocinador de Webkit) y creó su propio fork (Blink) que es lo que usan actualmente todos los navegadores basados en Chromium, incluyendo al Google Chrome. Así que si en las manos de alguien no quiso quedar M$ fue en las de Apple. Ahora que conociendo la historia de M$ lo que verdaderamente no quisieron fue usar un software que tiene licencia GPL, porque en realidad nada les hubiera costado tomar el código de Webkit o de Blink y crear su propio fork, eso sí, jamás hubieran podido cerrarlo; y eso no va con la forma en que trabaja M$. Tal vez otro gallo hubiera cantado si la licencia de estos motores fuese MIT o BSD.

El otro rumor, y que conste que digo que es una filtración, es que Spartan será compatible a nivel binario con las extensiones de Chrome, es decir, las extensiones creadas para los navegadores de la gran G podrían ser usados sin mayor trámite en Spartan.

Esto claro sería el gran negocio para M$ que de un plumazo tendría un navegador a la altura de sus principales competidores y en el que solamente necesitarían trabajar en las características propias del producto final. Y Sandella no tendría que sudar, bailotear y gritar desaforado: “Developers, developers, developers”,

Google siempre se ha mostrado muy abierto y tolerante con que otros navegadores sean compatibles con las extensiones de Chrome y esto es entendible por las cuotas de mercado que representan. Opera, Maxton, incluso Chromium tienen en conjunto un porcentaje mínimo de la gran base de usuarios. Pero hablar del navegador predeterminado del sistema operativo dominante es harina de otro costal. Y si M$ se “las gasta duras” Google no se queda atrás, hay que ver como le va los fabricantes de teléfonos inteligentes y a los programadores de “Apps” con Android.

Si M$ se decide por este camino estará servida la mesa para que los usuarios comencemos a ver y a sufrir una batalla entre gigantes, en la que por supuesto estarán presentes otras “cuentas pendientes” entre ambas empresas, como por ejemplo el llamado “impuesto Android” (mejor llamarlo chantaje) que M$ cobra a los fabricantes dispositivos que usan Android para no demandarlos por violación de patentes.

Dependiendo de que acciones se tomen, incluso nosotros los usuarios de sistemas operativos de software libre podríamos vernos afectados, debido a que son muchos los que usan Chrome / Chromium, o algún navegador que se base en ellos.

Yo feliz de la vida seguiré siendo usuario de Firefox y me sentaré a leer las noticias y los muchos chismes que vendrán en el futuro próximo.

Anuncios

2 pensamientos en “Spartan: El conflicto anunciado

  1. Muy buen artículo.
    Estoy de acuerdo en que W$ 8.1 o desde el 8 es un sistema operativo muy bien diseñado, hace muy bien a la vista y en mi opinión funciona mucho mejor que W7. Lo tengo en mi máquina porque necesito del maldito excel por trabajo ya que algunas planillas (macros principalmente) son necesarias realizarlas ahí. Por lo demás no me siento nada, pero nada cómodo, si bien es más rápido que sus anteriores versiones es más lento que Chakra linux y linux en general, me da tremendos dolores de cabeza con sus actualizaciones hasta el punto de llegar a re-instalarlo tres veces, sí, tres veces, la segunda vez no pudo realizar la actualización (no recuerdo como se llama) pero es conocida ya que integra su “metro” en el escritorio permitiendo minimizar y cerrar estas aplicaciones en el mismo sin tener que ir a la parte superior izquierda. La tercera vez que lo instalé fue porque (y hasta ahora no he dado con la solución) no me deja actualizar el sistema operativo, directamente me informa “ha ocurrido un error al actualizar”, se me ocurre reiniciar, apagar, prender buscar de nuevo e instalar las actualizaciones y a veces me deja “pagando” ya que dice “peparando windows no apague el equipo” y no se reinicia nunca y me da error en la actualización. Pienso que esto es inadmisible en un sistema operativo de pago.
    Es tedioso y lento en su utilización de su terminal, cuestión que pienso es una regresión ya que para arreglar ciertas cosas del wifi, y de estas actualizaciones tuve que recurrir a su “cmd” buscando en internet lo cual no me fucionó. Al final lo tengo sin realizar actualizaciones ya que lo utilizo contadas veces para utilizar el excel, y eso que le di muchas chances.
    Me resulta muy molesto utilizar windows en estos momentos, me irrita y me resulta más difícil resolver sus problemas. Es un alivio entrar a linux, tener una notificación con actualizaciones, darle “actualizar”, realizarlo sin problemas, y no necesitar de un reinicio tedioso para que todo quede listo.
    Aún así pienso que el diseño (gustos a parte) es muy agradable a la vista y el sistema es más rápido y fluido que en sus versiones anteriores y tiene algo insuperable que es excel, que el día en que linux llegue a ese nivel nunca más tenderé un dual boot. Por lo demás me parece muy malo en el sentido de las actualizaciones y algunos problemas que no deberían existir debido a su gran inversión. Por lo menos esta es mi experiencia.
    Por los demás productos no los probé aunque parece que son muy buenos. No lo sé.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s