Verdades a medias.

No cabe duda que a todos los que tenemos interés en el mundo de la tecnología nos ha causado curiosidad todos los planes que se han anunciado para la próxima futura versión del sistema operativo de las ventanas. La posición dominante de la empresa de Redmont en las computadoras de escritorio hace que necesariamente lancemos una mirada inquisidora a los anuncios importantes que desde allá se lanzan. Por ello observé el vídeo completo de la presentación de los planes de M$ para el nuevo W$ 10, para darme una idea de por donde vienen los tiros.

Lo primero que hay que decir es que si no fuera por el propio interés que despierta el producto, habría que catalogar la presentación como extremadamente aburrida, el principal protagonista ha sido sin duda el apuntador electrónico que solamente ha conseguido producir oradores tiesos y acartonados, siendo el peor de todos el que presentó el XBox, y el menos malo el propio CEO de M$ Satya Nadella, quien al menos tuvo la gracia de intentar poner alguna emoción en sus palabras. Creo que Steve Jobs debe estar muy divertido en su nube celestial viendo como no hay quien le llegue a los talones en eso de presentar productos tecnológicos. Por momentos hasta llegué a extrañar al cómico Balmer. Casi dos horas y media de show y apenas unos tibios aplausos de la concurrencia lo dicen todo.

Hace algún tiempo escribí acerca de la estética del W$ 8, y afirmé para horror de muchos que a mí si me agradaba, el abandono de los gradientes (degradados) y transparencias, las formas rectangulares y las nuevas paletas de colores, chispeantes y vitales me parecían un viento muy fresco en el monitor de la computadora donde pasamos tantas horas al día. Hoy incluso Google con su “Material Design” ha adoptado las líneas generales de estas nuevas tendencias; que durarán hasta que nuestros gustos cambien de nuevo. Así es esto de las modas.

Con W$ 10 se acentúan estas formas estéticas, y lo hacen nuevamente en forma muy acertada, no cabe la menor duda que los muchos billetes verdes que M$ invierte en su departamento de diseño gráfico rinden buen fruto.

Mucho ruido se hizo hablando de las nuevas aplicaciones universales, esas que tanto se han promocionado, esas que podrán ejecutarse sin modificación alguna en cualquier dispositivo que use W$ 10, al menos siempre y cuando el poder del hardware lo permita, vamos nadie es tan ingenuo como para suponer que un PC con Pentium III se le podrá instalar software del 2015.

Dos cosas destacan en este punto. La primera fue que no se dijo una sola palabra de que tecnología de programación está detrás de esta “nueva” capacidad. Y con la misma importancia, aunque no fue presentado de esta forma, es que solamente los programas que se construyan así, serán universales. Dicho de otra forma si alguien tenía la esperanza de al fin poder correr su Autocad, o su CorelDraw, o cualquier otro programa en una tableta W$ 10 o en un Lumia, podrá sentarse a esperar a que el infierno se congele.

Ya había escrito aquí como la única forma posible hacer esas aplicaciones universales sería usando la plataforma .NET para convertirlas en programas agnósticos al hardware. Creo aún que sin que lo hayan mencionado en forma explícita, el hecho ha quedado plenamente demostrado. Claro además del hecho que hace poco M$ liberó bajo la licencia libre MIT grandes porciones de dicha plataforma.

Esto último hay que entenderlo desde dos ángulos diferentes. En primer lugar las cifras de 2014 han mostrado que el servidor W$ va en franca picada. Por un lado, a nivel mundial aumenta el número de nuevas instalaciones de servidores POSIX (Linux, BSD, y similares) en tanto que disminuyen las instalaciones nuevas de servidores W$ y por el otro lado la situación es igual en cuanto al número de servidores en operación, cada día hay mas POSIX y menos W$.

Así, si M$ quiere tener una tajada del pastel de las ventas de productos para el servidor, y en el entendido que la batalla por el servidor en sí mismo, está prácticamente perdida para ellos, tiene que convencer a los programadores que pueden usar con confianza .NET en POSIX, y para ello creen los puentes necesarios para que funcione en forma transparente. Y así, pobre Miguel de Icaza, un .NET en POSIX solamente será la entrada de software privativo a las plataformas libres; programas cerrados y servicios de M$ por supuesto.

El otro ángulo se refiere a los propios socios de M$ en programas de escritorio. Hace años que existe .NET, y es la fecha que no ha logrado convencer a los principales editores de software comercial que migren a esta plataforma. La razón viene a ser la misma: Ninguno de ellos ha querido entregarse a una plataforma de programación 100% controlada por M$. Esto simplemente pondría en riesgo su propia existencia. Así todos ellos siguen usando lenguajes y plataformas lejos del control de Redmont, incluso Adobe mejor se mudó a la “nube” y no hay indicio que su tecnología esté amarrada a .NET. Como dato curioso, si uno va a la página de Red Hat, verá que en su lista de clientes distinguidos está el propio Adobe.

Si .NET como tecnología es bueno, malo o regular, no estoy en posición de decirlo, creo sin reservas las maravillas de las que hablan los programadores profesionales. El tema por supuesto no es tecnológico, es político y financiero.

Cortana, el (o debería decir “la”) asistente digital controlado por la voz hace su aparición en el escritorio. Esto sin duda es relevante desde el punto de vista de la tecnología, habrá que ver si en el mundo real tiene realmente aceptación y no pasa de ser uno de tantos “juguetes” que muchos ponen el la PC. Por lo pronto, para el trabajo de oficina en la oficina lo pongo en duda. Sin embargo es una lástima que (al menos que yo sepa) no hay ni siquiera el más mínimo intento de crear para a los escritorios libres algo similar, a lo más se intenta acceder a Google Now, lo que precisamente ni es libre ni nos agrada a muchos.

No voy a comentar sobre lo nuevo de XBox en W$ 10, dejo esas cosas para los que entienden de juegos y de jugar, yo a lo mucho seguiré divirtiéndome con mi solitario.

W$ 10 será gratis. Con sus asegunes: solo para los usuarios legales actuales (W$ 7 y 8.1) y solamente durante el primer año. Poco que comentar, M$ pretende que los nuevos usuarios sigan pagando por su sistema operativo y que los “piratas” lo sigan siendo. Además intenta evitar que sus clientes actuales decidan cambiar de plataforma y buscan recompensarlos por el fracaso de W$ 8. El dinero es poderoso caballero.

Los Holo Lens fueron desde mi humilde punto de vista la estrella de la noche. No creo que realmente vayan a ser un éxito, es de suponer que no funcionarán tan bien en el mundo real (basta recordar el Kinect), y que será una tecnología muy cara ahora mismo. ¿Pero quién de nosotros, amantes de la ciencia ficción no ha soñado alguna vez estar dentro de la “Holo Suite” de la Enterprise del capitán Piccard?

Lo que verdaderamente me ha gustado ha sido lo primero que se presentó: el llamado “Open Development”, que aunque nada tiene que ver con el software libre, es algo que nuestros programadores libres deberían poner en práctica. ¡Pero ya! M$ sostiene que siguió con atención todas las sugerencias y peticiones de los “millones” de usuarios que han estado probando (luego entonces colaborando con) las versiones preliminares de W$ 10. Resulta irónico que una de las empresas mas dominantes y altaneras de la historia vuelva su mirada para ver que quieren y que les sirve a los usuarios, en tanto que desde nuestro lado, para lograr un cambio ínfimo se requieren miles y miles de quejas, montones de entradas de blog en todos los idiomas, chistes y otros arrebatos de furia. Todo porque las comunidades de software libre son cerradas a los usuarios y son solamente para los propios programadores. Eso sí, los que los sufrimos somos los usuarios y seguimos sin ser escuchados.

Como siempre con M$ tenemos verdades a medias, esconden sus metidas de pata con “fabulosas novedades” y eso sí, ahora las van a “regalar”. Liberan sus plataformas de programación, pero no para beneficio de la humanidad, lo hacen para que sea la comunidad la que les haga el trabajo de migración. No sé por qué me vino a la memoria como compraron los holandeses Manhattan.

Anuncios

Un pensamiento en “Verdades a medias.

  1. A mi juicio ya están habiendo bastantes empresas retrogradas en este ámbito de la informática que se están acercando peligrosamente a un punto del que jamás retornaran, después de haber creado ese imperio feudal como única opción. La verdad es que el mundo libre del software es un hecho y muchas empresas y personas están emigrando, sólo falta que se rompan esas ataduras que aún existen en el mundo del hardware con lo privativo, pero que poco a poco se están abriendo a este nuevo mundo libre y que necesariamente es el que tiene que desarrollarse, esto no sólo por las nuevas tecnologías, sino por una forma nueva de pensar y crear, requisitos esenciales para formar una nueva sociedad fundamentada en la no exclusión. La hostilidad como factor dominante para gobernar el mundo tiene sus días contados y todos se guardan en no caer en esto, ya que los pronósticos económicos de la noche a la mañana son tremendamente perjudiciales.

    Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s