Una vista rápida a Fedora 21

Para poder probar Wayland tuve que descargar e instalar Fedora 21 Workstation, ya que hasta el momento es la única distribución que ofrece una sesión que permita usar ese servidor gráfico.

Las distribuciones que usan los paquetes RPM (a excepción de Mandriva) nunca han sido mis favoritas, esto por supuesto no tiene nada que ver con el propio sistema RPM, mas bien se trata de la forma en que muchas de estas están construidas y la forma en que operan. Fedora en particular siempre ha sido para mí la menos atractiva de ellas.

Además por lo general esta distribución ha sido muy poco amigable con los equipos que tengo y que he tenido en el pasado. Así pasan largos periodos de tiempo (y varias versiones) para que me regrese el gusanito de la curiosidad.

Como ya es bien conocido Fedora es la distribución que apoya directamente Red Hat. Se comenta por lo general que Fedora es el banco de pruebas de lo que alguna vez será Red Hat, pues Fedora es en donde se prueban las novedades que alguna vez pueden llegar a la distro del sombrero rojo; esto le ha ganado el mote de distribución experimental. Personalmente no lo creo así, y creo que como cualquier otra distribución busca la estabilidad para su comunidad de usuarios, poniendo a su disposición lo mas reciente de la paquetería estable del momento. Hay otras distribuciones que en cualquier momento del tiempo se encuentran con paquetes mas recientes y muchas veces inestables, como pueden ser algunas distros Rolling Release y sus derivadas.

Fedora desde siempre ha tenido un compromiso muy fuerte con el software libre, algunas veces hasta un poco exagerado diría yo, y en su comunidad de usuarios aparecen con desagradable frecuencia individuos extremistas que creo le hacen un flaco favor al movimiento del software libre en general. Richard Stallman solamente hay uno, y hay que vivir y hacer todo lo que él hace para estar a esa altura. El resto solamente se ve como descoloridas sombras. En fin ese es otro asunto.

Gnome (también muy fuertemente apoyado por Red Hat) es el escritorio predilecto de esta distribución y de hecho para esta versión solamente se puede obtener una ISO “oficial” con el DM del pie desnudo. Si se quiere usar otro escritorio habrá que recurrir a alguno de los spin “semi oficiales” o de plano recurrir a la instalación manual de paquetería. Tengo la idea que en esta versión 21 es la primera vez que ocurre esta selección de un escritorio único, aunque reconozco que no estoy completamente seguro de ello. La última vez que la había probado no era así.

El instalador de Fedora ha tenido un importante “lavado de cara” desde la última vez que lo vi (incluso no creo que sea el viejo Anaconda). Muy agradable a la vista, muy “Google”. Yo no tengo los elemento para calificarlo de ser “holo” o “material” ya que mis conocimientos de diseño son nulos, pero las similitudes con los estilos de Google son evidentes hasta para un palurdo gatito. El proceso es fácil para cualquier usuario, aunque al llegar al punto del particionado me vuelvo a encontrar con que el tipo sugerido por defecto es LVM en vez de un particionado estándar.

A título personal creo que poner LVM como opción base es un error pensando en usuarios promedio. Después, si así se necesita, no es tan evidente la recuperación de información y además los que usamos un PC como máquina en el escritorio, rara vez agregamos discos, y mucho menos estamos capacitados para añadirlos al sistema LVM. De las portátiles ni hablar. La instalación transcurre en tiempo promedio para cualquier distribución moderna ya que la ISO no es muy grande y su tamaño es de unos muy razonables 1.4 GB

Gnome se presenta en su última versión: la 3.14 y debo reconocer que la interpretación que se hace en Fedora es muy agradable a la vista, incluyendo un fondo de pantalla azul obscuro en el que por primera vez no veo la doble helicoidal del DNA. Hay un conjunto estándar de aplicaciones: LibreOffice como suite de oficina, Firefox como Navegador y las aplicaciones Gnome más usuales: GEdit, Nautilus (Files), Totem (Video) y así. No se incluye la herramienta de retoque para Gnome, y no la instalé para probar.

La forma de añadir paquetes es usando la herramienta propia de Gnome (Software) a la que se accede desde la Configuración del Sistema, aunque por supuesto siempre está disponible la terminal para hacer de todo con yum. He leído varios artículos criticando el comportamiento de esta utilería, y creo que se han quedado cortos, ya que las más de las quejas se refieren a que Software “no ve” paquetes que no provengan de los repositorios oficiales de Fedora. Yo no habilité ningún repositorio extra y me encontré que es un programa muy limitado.

Software, como cualquier programa parecido se organiza en categorías, que a su vez se organizan en nuevas categorías, pero si uno tiene la curiosidad de navegar por este sistema, se tiene la sensación que es una distribución muy pobre en cuanto al contenido de sus repositorios (realmente no hay casi nada); incluso hay programas que se repiten en varias categorías, lo que acentúa esta sensación de pobreza.

Uno que lleva sus años en esto no se lo cree tan fácil, Fedora es sin duda una de las distribuciones grandes, sería absurdo que tuviera tan poca cosa disponible. ¡Y por supuesto que no es así! Si se escribe en el campo de búsqueda aparecen los paquetes que se necesiten (si están en los repos). De esta forma, un usuario novato o medio tiene que saber exactamente que es lo que está buscando y es poco probable que alguna vez se decida a probar alguna otra cosa. Los usuarios mas experimentados por lo general recurrirán a la línea de comandos para quitar y poner paquetes; es mas sencillo hacerlo así; para los perezosos desmemoriados como yo no hay ventaja en usar una herramienta gráfica de estas características.

Mucho me he quejado de lo glotón que se ha vuelto Gnome, y en particular con Fedora esto es patente, ya que sin hacer nada su consumo de RAM tiene un techo bajo de 670 MB. ¡Y sin usar los controladores privativos de vídeo! Por supuesto no usé para estás pruebas Wayland, todo lo referente a este artículo fue hecho usando la sesión Xorg normal. A cambio Fedora es bastante rápida y fluida, bastante mejor que otras distros Gnome 3.14 “crudas” que he probado.

Alguna vez recibí en el blog un comentario diciendo que era mucho ruido por lo que consume Gnome, que tener una PC con muchos núcleos y con mucha RAM es de lo más común hoy en día. Aprovecho para solicitarle a los que piensan así la donación de 20 PC para mi escuela, seguramente no les representará ningún trabajo desprenderse de unos 30,000 dólares, considerando un precio base de 1,500 por unidad que cumpla con esas características.

Fedora es por supuesto estable, tanto como cualquier otra distro de las grandes, en realidad hace mucho que no experimento problemas de esos con las distros más conocidas, eso se queda para distros de novedad, las verdaderamente experimentales.

Sigue sin gustarme el asunto de que muchos programas solamente se puedan encontrar añadiendo repositorios. Recuerdo que cuando comencé con KaOS fue una de las cosas que me han parecido mas atractivas: Un repositorio de aplicaciones que no toma en cuenta su origen o tipo de licencia. Es tiempo que las distribuciones vean a los usuarios de frente, con transparencia, y muestren de una vez todo el software que son capaces de utilizar. De nada vale presumir de ser solamente software libre, si al mismo tiempo, con un pequeño truco puedo llenar la instalación de software privativo que las propias distribuciones empaquetan. Si se quiere tener una distribución 100% libre, que así sea, simplemente no hay que poner software privativo en los repositorios. Existen distribuciones así y tienen su nutrido grupo de usuarios.

Fedora 21 Workstation es para aquellos que gustan de esta distribución una excelente versión, bien trabajada y mejor presentada.

Anuncios

Un pensamiento en “Una vista rápida a Fedora 21

  1. Hola, para mi claro que es importante el consumo de recursos, quizás no basarse solamente en la medición base, es decir sin ninguna aplicación abierta, ya que al abrir aplicaciones esto puede variar, puede que una distro sin nada abierto consuma 300 mb pero al momento de abrir algunas aplicaciones se dispara. Asimismo considero (por lo menos en mi experiencia personal) que las aplicaciones GTK son las que devoran recursos, yo suelo utilizar planillas muy cargadas y libreoffice no aguanta, cada vez que intento con libreoffice (y ya le hice varias modificaciones que leí en los foros) me consume los 4 MB de RAM practicamente, la notebook se tranca y no puedo trabajar, esto me pasa cuando guardo el documento y en todas las distribuciones linux que he probado, tuve que recurrir a wps office, que al guardar el documento lo hace en 5 segundos lo que libreoffice se tranca. Me ha pasado con algunas otras en gtk algo parecido, la notebook se tranca hasta realizar un “reinicio forzoso”, por eso ahora utilizo KDE y todo lo que pueda en QT con excepción de algunas aplicaciones claro.
    Muy buena revisión, justamente por eso dejé de utlizar fedora, y todo lo que respecta a GNOME. He probado tantas con gnome para ver si era un problema de distribución o kernel que ahora tengo una partición olvidada con debian.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s