WiFi mi solución final en Linux.

Los controladores en Linux, cada día mejor pero aún son una piedra en el zapato. En el tema de las tarjetas de vídeo mucho se ha avanzado, tanto del lado del software libre, como en el soporte que los propios fabricantes ofrecen, solamente hay que tener cuidado de mantenerse en alguna de las tres grandes marcas y preferir modelos de GPU ya probados para estar bien y contentos.

Las impresoras tampoco son mucho problema, la gran mayoría son directamente compatibles, y si así no lo especifican, basta con revisar que sean compatibles con Mac, ya que ambos sistemas operativos usan CUPS para conectarse con los cacharros, de cualquier modo HP y Samsumg son sinónimo de compatibilidad.

Pero las barras USB para WiFi son una verdadera pesadilla, fabricadas por un centenar de marcas pequeñas, que a su vez compran los chips a otras muchas y que para colmo de males no suelen tener los mismos números de catálogo en cada país, y además en el empaque casi nunca indican que chip usan.

Adquirir una barra WiFi suele ser una aventura y con mucha frecuencia con resultados frustrantes. Y si esto ya es malo, resulta aún peor cuando logramos que sean reconocidas por nuestro Linux, incluso puedan conectarse a la red, pero tienen un pésimo rendimiento: bajas tasas de transferencia y un corto alcance.

Yo tengo varias PC en casa, casi todas modelos de escritorio y solamente una portátil. Resulta evidente que sería horrible tener cables de red que atravesarán toda la casa. Y esto sería aún peor si alguna vez se me ocurre cambiar el mobiliario de lugar.

La solución obvia es usar WiFi, pero por desgracia todavía no encuentro un modelo que trabaje decentemente. Si bien mi vivienda tiene sus problemas de diseño, ni mi portátil, ni la tableta, ni el smartphone tienen problemas para conectarse y acceder a la Internet. ¡Qué hubiera dado por conseguir WiFi USB BroadCom! Pero esta marca no se encuentra en barras WiFi USB, al menos en México.

Por ello desde hace tiempo decidí olvidarme para siempre de ese tipo de dispositivos y decidí retirarle a cualquier distribución que instale la responsabilidad de gestionar el WiFi (en este momento tengo 7 distintas distros en prueba o trabajando a plenitud).

La forma de hacerlo es simple, me hice de un “Acces Point” (Punto de Acceso) para cada PC de escritorio que tengo en lugar de usar WiFi USB. Lo único que debes fijarte es que el modelo que elijas sea capaz de operar en modo “Cliente”. Por lo general cualquier modelo que tenga una entrada para conectar un cable de red (RJ45) puede funcionar de este modo.

Por cuestiones de economía, disponibilidad y desempeño yo he elegido (y no es anuncio comercial) el modelo TL-WA701ND de TP-LINK, que puede ser adquirido en México por la módica cantidad de entre 20 y 30 USD (Hay que buscar precio con los distribuidores por supuesto) que está aproximadamente en el mismo rango de precio por el que se puede adquirir una buena WiFi USB.

tplink

Configurar estos aparatitos es muy simple. Primero hay que conectarlo a la corriente y al PC usando un cable Ethernet normal. A continuación se accede a la configuración usando el navegador, se selecciona el modo de operación Cliente, se fija el ESSID (nombre de la red que tiene tu Router WiFi) y en su caso la contraseña de acceso. ¡Y ya tienes una tarjeta WiFi de alto desempeño funcionando con tu distribución Linux en turno!

La distribución ve a este aparato como una conexión cableada estándar, nada de WiFi, y es el Access Point el que se encarga de gestionar la comunicación con el router. Esto por supuesto es exactamente igual con cualquier sistema operativo (por si eres de los que tienen aún W$ “para lo que se ofrezca”).

Parece chiste de mal gusto, pero al menos en la guarida de este gatito, los mejores sitios para poner una PC suelen ser los peores desde el punto de vista de la trasmisión de señales radioeléctricas. Este problema también queda solucionado con el uso del Access Point, ya que puedo con facilidad y con ayuda de un cable un poco mas largo, ubicar el aparato en un lugar óptimo desde el punto de vista de la recepción de la señal, en tanto que puedo colocar la PC en mi rincón favorito (a los gatos nos gustan los rincones).

Así que ya sabes, si te has hartado de las barras WiFi USB, puedes olvidarte de ellas para siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s