Enfermedades, médicos y blogueros.

He estado enfermo y mucho peor, ello me llevó a estar decaído. Por ello poco tiempo, en realidad casi nada me he puesto frente al PC. Revisar el correo del trabajo y poco mas. No había visitado ninguno de los sitios que frecuento y mucho menos este blog.

Apenas ayer lunes al regresar de la consulta médica y motivado mas por el aburrimiento que por auténtico deseo, me he pasado la tarde leyendo noticias, atrasadas la mayoría por supuesto.

Falto de ánimo porque los médicos (así en plural), enfundados en sus albas batas y con profiláctica precisión me han recordado que el origen de mis males, solamente es el inicio de la decadencia propia de la edad. Unos sonrientes, como tratando de mitigar la cruda realidad, otros desviando la mirada hacia sus papeles, quizá para evitar verse reflejados en mi mirada; que no está por demás decirlo fue estudiadamente dura y completamente impersonal. No estoy (y nunca he estado) con el ánimo de mitigar la “amargura” de su despreciable labor de informar a los desdichados pacientes el futuro trayecto de sus males, del que generalmente en realidad nada saben, y solo se limitan a repetir con precisión los dictados de la bibliografía de moda.

He tratado con ellos continuamente desde hace muchos años, por mis parientes y amigos, y así por la vía más dura, aprendí lo soberbios, insensibles e ignorantes que suelen ser. Podría hacer una lista de cientos de nombres y si quisiera separar los de aquellos que se han mostrado sabios y misericordiosos, me quedaría con cinco nombres y tal vez exagere.

Hace dos semanas hube de quedarme en cama unos días y en medio de los desvaríos causados por la fiebre estuve reflexionando el porque estaba escribiendo un blog. Debo decir que algunas ideas extrañas cruzaron fugazmente por mi mente. Y así una vez que se mitigaron las somnolencias, los calofríos, los dolores y otras incomodidades que no relataré por ser íntimas, me quedó claro el motivo real:

Escribo el Gato con Linux simplemente porque me da la gana, lo escribo porque me agrada hacerlo. Y me gusta porque a pesar de que estoy envejeciendo aún corre por mis arterias fuego mezclado con sangre.

El Gato desde un inicio ha sido un espacio de opinión personal, una especie de hoguera donde arden las experiencias de un educador con ímpetus linuxeros; por ende rebeldes y libertarios. Así en este espacio no me he dedicado a repetir como un loro digital las noticias tecnológicas del momento. Tampoco he pretendido llenarlo de entradas del tipo “Como hacer”, apenas una y eso solamente porque no había otra en buen español. Si alguno quiere leer como escribo de esas, podrá encontrar varias en los foros de ubuntu-es.

Otra cosa que nunca ha pretendido el Gato es “convertir” a nadie. Mis particulares teorías sobre la educación no son para todos. De igual forma, Linux en particular y el software libre en general no son para mí una religión; solamente son un buen camino para transitar mis tecnológicos devaneos.

Así, si tú eres sensible a los ímpetus de este viejo Gato encontraras motivo para leerlo de cuando en cuando, y si no es así te olvidaras de él. De cualquier modo yo seguiré disfrutando escribirlo solamente por el placer de hacerlo.

Este articulo no lo tenía planeado, pero ayer por la noche al revisar el blog me encontré con que Yoyo Fernández ha decidido cerrar su blog, que es uno de los pocos (apenas dos) a los que estoy suscrito. El hombre siempre me ha agradado porque es pura pasión. Un creyente de lo que dice y pone en práctica. Poco me ha importado estar de acuerdo o en desacuerdo con sus posturas, sus aciertos y lo que no lo ha sido; lo importante de su blog es que son los escritos de un hombre autentico, comprometido con sí mismo.

Por ello me han sorprendido las razones que esgrime en su despedida. Como yo no soy nadie para juzgarlo no daré opinión alguna. Solamente espero que en el futuro encuentre como este casi senil Gato placer “per se” al escribir. Entretanto se te extrañará Yoyo.

Anuncios

5 pensamientos en “Enfermedades, médicos y blogueros.

  1. Hola, normalmente no suelo comentar en ningún blog pero si leer muchos (costumbres mías) quiero decirle que suscribo todo cuanto dice de los médicos, ese trato lo he sufrido yo mismo en mis carnes hasta tal punto de que para que me atiendan bien tuve que ir a uno privado, aparte quiero decir que también comparto los gustos por Linux desde hace ya mucho tiempo, decirle que estaré a atento a su blog para futuras entradas
    Un saludo

    Me gusta

  2. Soy viejo , fanatico de las pc y de linux, amén de médico y enamorado de mi profesión ejercida por 45 años. Después de la introducción te diré que la medicina es un arte que algunos ejercen y otros utilizan para destacar o lucrar, un médico debe de confortar, dar optimismo y tratar de obtener la curación en los casos en que se pueda lograr, en los otros explicar las razones de su diagnóstico y alentar al paciente a seguir adelante y NUNCA abandonarlo, convertirse en su apoyo cuando desfallesca o indicarle quien o que puede ayudarle si uno no puede por las razones que sean y nunca olvidar a
    Dios que es nuestro apoyo en todo momento y quien nunca nos olvida. No sigo credo religioso alguno pero creo profundamente en Dios al que acudo en mis fallos y angustias y jamás me ha fallado y cuando no puedo con un paciente le pido a El ponga en mi boca la palabra correcta.
    La edad no es obstaculo de nada, con setenta y pico de años disfruto de las motos cuatriciclos trotar nadar , leo en abundancia y vivo cada día. Mañana sólo El sabra.
    Animo que no has llegado a la persona correcta pero esta existe.
    No escribo para discutir con nadie, y te recuerdo que escribes un blog exelente y disfruto leyendolo como el de Yoyo que lo va a cerrar pero espero NO lo haga en bien de los que DIARIAMENTE hemos disfrutado de estos blogs

    Me gusta

    • Uno de los médicos que recuerdo como sabio y misericordioso fue uno, ya entrado en años, que ya retirado de su profesión, trabajaba realizando ultrasonidos en un laboratorio privado.

      Cuando me hacia uno de estos, me quejé con él que ya llevaba 5 médicos distintos en mi haber y aún no podían “atinar” la causa de mis males.

      Me sonrió y me preguntó si recordaba aquella pintura de Goya en la que un asno con estetoscopio miraba sorprendido al paciente, y bajo la escena se lee algo como: “aún no sabemos que tiene el paciente”. Es una pena que de esos asnos haya muchos y muy pocos los que son capaces de leer las goyescas críticas.

      Gracias por tu amable comentario.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s