Pa quiere una distro EASY

Cuando se inventaron las primeras computadoras solamente estaban al alcance de los mejores y mas brillantes científicos de su época. Con el paso del tiempo los equipos computacionales hicieron su arribo primero a las grandes empresas y después a las no tanto. Sin embargo su uso continuaba restringido a personal altamente capacitado en esos arduos menesteres.

Posteriormente apareció la computadora personal y con el paso del tiempo su uso se generalizó a la inmensa mayoría del personal de oficina. A pesar de que esto significó un espectacular aumento en el número de individuos que “sabían usar una computadora”, es un hecho que la mayoría de estas personas eran simples operarios de no mas de 5 programas: Algún programa administrativo, la hoja de cálculo, el procesador de texto o que mas sé yo.

En este punto la inmensa mayoría de los fabricantes de computadoras y los editores de software, principalmente MS y Apple buscaban con ahinco, casi con desesperación, encontrar el “santo grial” que llevará la computadora al hogar, pues hasta ese momento nadie en su sano juicio (yo no estoy y nunca he estado bien de eso) tenía una computadora en casa.

Todos conocemos el resto. ¡Dieron en el clavo! Juegos, multimedia, recetarios de cocina, ¡Internet! Chat, y claro la pornografía.

Irónicamente el usuario medio es ahora el ignorante completo. Sin ninguna idea de que es la computadora y sus posibilidades pero cada vez mas inmerso en su uso. Al grado que un niño puede llevar en el bolsillo una computadora varios cientos de miles de veces mas potente que las primeras fabricadas, y la usa para reportarse con su mamá y para jugar al Angry Birds o cualquier cosa de esas que esté de moda. ¡Y ya ni siquiera la llama computadora, la llama smart phone!

GNU / Linux siguió un camino paralelo. Primero conceptualizado y luego desarrollado por mentes doctas y brillantes, nada mas hay que ver el palmares de los grandes hombres-mito que dieron origen al sistema operativo (¿o debo escribir en plural?) libre, y posteriormente a sus distribuciones.

Como con las computadoras, GNU / Linux primero fue solo para los “iniciados”, después pasó a los técnicos y… Pues sí, la verdad es que no ha logrado pasar las puertas de la oficina y del hogar. ¿Razones? Hay muchas y no me voy a detener a enumerar todas las que se me ocurran. Sin embargo hay una en particular que vale la pena reflexionar: El modo Linux.

¡Sí! A mi modo de ver, en gran medida los culpables del estancamiento (hablando de adopción por los usuarios) son los propios linuxeros. ¿Cuántas veces hemos leído (o incluso escrito) en un foro de soporte lapidarias frases como: “Esto no es W$, esto es Linux” o “No esperes que con dar clic y clic y clic se va a solucionar tu problema” o cualquier otra por el estilo. Incluso escribía en mi artículo anterior que en Arch es donde dice que: “dar clic no es de hombres”. Dejando reducida al 99.999% de la población masculina del planeta al estado de “eunuco informático”.

Quizá la mayoría no lo recuerde, pero cuando Mandrake Linux (después Mandriva) se propuso crear una distribución amigable para con el usuario final, fueron muchas las cejas que se levantaron en señal de desaprobación. Mandriva se estancó y llegó Ubuntu y con renovado espíritu ha impulsado (a regañadientas si se quiere) a que la mayoría de las distribuciones sean mucho mas amistosas con el usuario común.

Sin embargo las distribuciones han desaprovechado en forma miserable su momento de mayor impulso. Por ejemplo el sistema de instalación vía los repositorios, que garantiza un fácil y sencillo método de añadir y actualizar programas al sistema operativo, hoy ha sido copiado (con el nombre de tienda de aplicaciones) a MacOS, iOS, W$, Black Berry y claro al primo Android (que en esencia no es una distribución GNU / Linux) entre otros.

Pero quizá el más flaco favor que se hacen a si mismas las distribuciones es su breve, insignificante diría yo, ciclo de vida. Hoy en MS se están meciendo de los cabellos buscando como desaparecer al veterano XP; de nada han servido las advertencias, amenazas, plazos anunciados y cualquier otra cosa que desde Redmont haya salido. ¡Incluso se dice que en las últimas semanas ha aumentado ligeramente el porcentaje de PC’s funcionando con XP! Y hablando de los millones y millones de PC que hay en el mundo, un ligero aumento de porcentaje significa una gran cantidad de computadoras. Y eso que XP nada mas tiene la friolera de 11.5 años de estar entre nosotros.

Si se analiza sin encender las pasiones tal vez lo podamos entender. Pongamos por ejemplo a Pa. Que junto con Ma tiene una bonita familia con todo y dos adorables chiquillos. Pa se dedica al comercio y Ma aunque estudió una carrera técnica ahora está dedicada al hogar, aun así contribuye con el gasto familiar vendiendo artículos de los más diversos catálogos de productos de consumo.

Conscientes de las necesidades educativas de sus chicos invirtieron en una PC de segunda mano y pagan por una conexión a Internet. Como estamos en crisis, Pa no quiere ni oír hablar de un cambio de PC. Y en cambio se ha “habituado” a llevar cada cierto tiempo la PC al Café Internet de la zona para que le “reinstalen el W$ y sus programas” porque ya se volvió imposible de usar por las razones de todos conocidas. Por unas cuantas monedas (hay que ver lo económico que resulta el proceso) le dejan la PC como nueva.

Pa conoció hace unos años a un linuxero y lo convenció de instalar una distribución, un Xubuntu y todo fue de maravilla. Por azares del destino se perdieron la pista hasta hace poco que se volvieron a encontrar. El linuxero preguntó como había sido su experiencia con Linux. Pa tomó aire y le contó que todo fue bien hasta que los chicos comenzaron a avanzar en sus estudios y necesitaron algún programa nuevo y no pudieron instalarlo, de hecho ya no se podía instalar nada. Dijo que como ya no lo pudo localizar llevó la máquina al Cibercafé y ahí de dijeron que lo que pasaba es que “ya se había vencido” y que no había nada que hacer. Por lo que se tuvo que volver a instalar el W$.

Mas allá de la dudosa ética del técnico, lo que vale la pena hacer notar son dos cosas: En primer lugar Xubuntú muy probablemente ya había “caducado”, es decir se había terminado el soporte para esa versión en particular. Y en segundo lugar Pa, como muchos (en realidad la mayoría) de los usuarios fue completamente refractario a la tarea de instalar una nueva versión del sistema operativo por si mismo.

Yo, como educador sé perfectamente que la simple idea de instalar un sistema operativo no es un asunto deseable para la mayoría. Cuando enseño a mis chicos a instalar el SO, es común que me cuenten como sus padres les han prohibido terminantemente que se vayan a hacer algo así a sus computadoras. Si acaso, les permiten hacerlo con sus propias PC (cuando las tienen) y generalmente con la advertencia que ellos serán los responsables de cubrir el costo de las reparaciones si algo sale mal.

Si hiciéramos un símil entre una PC y un automóvil, para cualquiera es sencillo y aceptable poner o quitar programas, tanto como poner una efigie religiosa en el retrovisor o colocar un equipo de sonido al carro. Pero instalar un sistema operativo equivale a cambiar el motor, nada que algún propietario desearía hacer.

Hay mas de 600 distribuciones vivas en este momento, al menos 50 de ellas son fáciles de identificar y encontrar y sin embargo la gran mayoría de ellas ofrece un soporte de entre 9 y 18 meses. Mas grave aún, una vez que se termina su “vida útil”, los repositorios quedan “apagados”. Sé que en Ubuntu, es posible “redirigirlos” a una especie de cementerio de versiones anteriores (y desconozco si existen procesos similares en otras distros), pero aunque sencillo, este no es un método clic, clic y ya y por ende aunque suene horrible, no es para el usuario medio.

Si volvemos a ver que está sucediendo en el “lado obscuro” vemos como la empresa de la manzana ya lleva algún tiempo actualizando y sin costo sus MacOS e iOS y los usuarios lo han tomado de muy buena gana (sí, ya sé que hay algunas diferencias). Por el lado de MS, también ya se hizo en al menos una ocasión, de 8 a 8.1, y según parece se continuará el así en el futuro.

Por otro lado, en los foros de soporte continuamos recomendando (y con fundadas razones) no actualizar. ¡Es mejor reinstalar!

Por si fuera poco, Pa como muchos otros usuarios que tienen instalada una copia no legal del W$ es alérgico a las actualizaciones, saben por experiencia propia que a veces llegan cosas que limitan la funcionalidad del sistema operativo o que de plano ponen un lindo aviso en la pantalla que “informa” que ese se está usando una copia no pagada (incluso hay usuarios que reportan está situación aún teniendo copias legales).

El fin del soporte a XP está a la vuelta de la esquina (8 de abril de 2014 supuestamente) y ante esta increíble oportunidad de introducir alguna distribución en su lugar, las distros Linux no están preparadas para convencer a los usuarios. Simplemente porque no pueden ofrecer la ansiada eternidad.

Si alguien cree que con el fin del soporte a XP la situación actual va cambiar, debo decirle que se equivoca. Millones de usuarios no permiten las actualizaciones, por lo que les importa poco que ya no vaya a haber ni una sola mas. En cambio están absolutamente convencidos que podrán continuar instalando versiones nuevas de sus programas favoritos (pagando o no, poco importa) durante mucho tiempo mas. Y en este apartado las distribuciones vuelven a fallar.

Existe la romántica idea de que las distribuciones se desarrollan solamente por el propio placer de los programadores, y por ende nadie que no se involucre en su creación y mantenimiento tiene derecho de opinar (con voto) cual debe de ser el rumbo a seguir. Esto por supuesto no soporta un análisis lógico, ya que si así fuera no se pondrían a la disposición de todo el mundo y simplemente se la compartirían entre ellos.

Las distribuciones se crean para el público en general, y por mucho que nos asuste, las personas y los pueblos son simplemente como son. ¡No hay mas!

Pa necesita distribuciones EASY y mucha labor de convencimiento, necesita que alguien continuamente le recuerde que ninguna actualización va a dañar su PC y que siempre podrá instalar todo aquello que se le ocurra y lo podrá hacer en su mas moderna versión.

Anuncios

Un pensamiento en “Pa quiere una distro EASY

  1. En efecto, creo que esa es una de las partes donde aún flaquean muchas de las distros actuales: No son tan amigables al usuario final.
    Recuerdo hace algunos ayeres, cuando un amigo me regaló un CD con el entonces llamado Mandrake Linux. En pocas palabras me pareció una maravilla; la facilidad de instalación, el particionado, el poder compartir el equipo con otro sistema operativo (WS), además, ya venia con todo lo que necesitabas, por si fuera poco, KDE lucía como una auténtica maravilla comparándolo con el tema trillado y obsoleto de Windows NT. Convencí a un amigo para instalarlo en algunos de los equipos de su café internet, en donde Mandrake funcionaba de maravilla, sin siquiera batallar con un solo driver.
    El desencanto vino por parte de los usuarios… “no tiene messenger”, “no le entiendo a este office”, “los botones son diferentes”.
    Y eso que solo eran usuarios de un café internet, no tenían que instalar o configurar nada.
    Como bien dices, Gael Duval con Mandrake, aunque en su momento criticado, fue el pionero que acercó a Linux al usuario medio, algo parecido a Mark Shuttleworth (guardando las distancias) con su Ubuntu: Hacen las cosas mas sencillas.
    Muchos navegan con la bandera GNU, esperando que el software libre sea utilizado en esos millones de escritorios, siendo que a la mayoría de los usuarios lo que nos interesa o lo que necesitamos es software que cumpla con nuestras necesidades, sin importar si es libre o no.
    Respeto mucho la “filosofía Stallman”, pero no podemos esperar que todo en el mundo sea software libre.
    Soy asiduo lector de los temas tratados en foros de algunas distribuciones, sobre todo Ubuntu y Debian, sin participar mucho, este tipo de lecturas me han ayudado a resolver casi la totalidad de los problemas con los que me he encontrado, habiendo usuarios y administradores muy acertivos a la hora proporcionar ayuda. Pero todavía se leen algunos persignados voceros del “softwareliberalismo” mas radical, que aún no logran entender que la tecnología evolociona a pasos agigantados, estamos en la época de las tablets y smartphones, para muchos usuarios en dar clicks es cosa del pasado, ahora todo se hace en una pequeña pantalla touch, no esperemos que todo el mundo resuelva las cosas desde una terminal.
    Canonical y otras empresas, aunque muy criticadas, ya vieron el potencial que existe, incluso Gnome da algunos indicios de subirse a ese barco, en cambio, muchas distros se niegan a dar ese paso; y eso es lo maravilloso de todo esto: El en mundo Linux hay para todos los gustos…

    Saludos Gato, excelente artículo…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s