Distribuciones EASY.

Que la tecnología está cambiando siempre no es una novedad, el sentido actual de ese cambio sí es diferente. Hasta hace muy poco todos los sistemas operativos para computadoras se actualizaban cada cierto tiempo y cuando el propietario de la PC así lo decidía, debía seguir el mas o menos trabajoso proceso de instalación de la nueva versión.

Por lo general este incluía un muy tedioso proceso de respaldo de información, seguido de la instalación de la nueva versión del sistema operativo, configurarlo nuevamente, después se debían volver a instalar todos los programas (siempre y cuando fuesen compatibles) en el nuevo SO, y al final se tenía que recuperar el respaldo de la información.

Esta técnica era común a todos los sistemas operativos, libres y privativos. En el caso de las distribuciones GNU/Linux esto podía convertirse rápidamente en una pesadilla, ya que muchas de las mas importantes distribuciones liberan una versión cada pocos meses. Si bien esto es emocionante y hasta excitante para el usuario geek, es simplemente inaceptable en ambientes productivos.

Entendiendo esta situación Ubuntu creó dos mecanismos muy interesantes para paliar esta desventaja. En primer lugar, un proceso de actualización automática de versión; pero hay que reconocer que no es ninguna maravilla ya que no es mas que la automatización de todo el proceso y por diversas circunstancias suele suceder que no se hace bien el trabajo, y en segundo lugar creó las versiones LTS con soporte extendido, primero por tres años y luego por 5 años. Al fin y al cabo una importante ventaja sobre otras distribuciones y una mejora sobre los sistemas operativos privativos.

Ahora las cosas han cambiado: MacOS, Windows, iOS e incluso Android se actualizan en forma automática, transparente, sin perder las aplicaciones instaladas (al menos la mayoría) y conservando los datos almacenados en forma íntegra. Claro esto en el entendido que el dispositivo en cuestión sea capaz de soportar dicha actualización.

Esto es posible porque en esos sistemas operativos, las aplicaciones y el propio sistema operativo son totalmente independientes. Ya sé que esto implica un enorme desperdicio de recursos, librerías duplicadas o incluso decuplicadas y no sé cuantas cosas mas.

En cambio en las distribuciones esto no es posible, ya que los paquetes se compilan para cada versión de tal forma que armonicen entre si como una llave en su propia cerradura. Así en cada cambio de versión debe reinstalarse la totalidad de los programas, tanto los propios del sistema, como los de usuario.

Esto claro es una maravilla si se habla de optimización de los recursos de la propia computadora, en cambio es desastroso en términos humanos. Pensemos por ejemplo en una empresa con un par de cientos de PC’s en plena producción; ahora indíquesele a los responsables de su mantenimiento que deben cambiar todos los sistemas operativos con frecuencia. Lo único que se obtendrá es una rotunda negativa, aderezada de los mas variados argumentos, unos reales y otros completamente fantasiosos.

Yo apenas debo cambiar (cuando llega el tiempo) una veintena de equipos, he probado varios métodos y la constante es que siempre es una tortura. Y que conste que hacerlo en mis propias computadoras de prueba es muy divertido.

Que los usuarios, los técnicos y los administradores no gustan de cambios en sus computadoras de producción laboral es muy evidente, nada mas hay que ver cuanto lleva reinando Windows XP, y cuantas solicitudes hay, incluso a nivel gubernamental para que el anunciado fin al soporte en abril de 2014 se retrase nuevamente.

Ahora por primera vez veo a las distribuciones en desventaja tecnológica con respecto a los otros sistemas operativos. Por ello hemos de pensar nuevas soluciones. ¡Pero un momento! ¿No es verdad que ya contamos con mecanismos muy cercanos a la solución? ¡Me refiero por supuesto a las distribuciones del tipo Rolling Release!

¡Hey, espera por favor! Como está la situación actual las RR no representan tal solución debido al problema fundamental del hardware de los propios equipos de cómputo. Distribuciones como Arch, pueden ser una verdadera maravilla, sí y solo sí se tiene el hardware adecuado, de otra forma cada actualización de las partes principales es cuando menos una aventura, cuando más una verdadera pesadilla.

EASY.

EASY representa las siglas (en inglés) de Extendable Always Stable Yare. Traducido al buen español significa Ampliable siempre estable y con facilidad (para el usuario que no para los programadores).

Así una distribución EASY en primer lugar debe poder extenderse en el tiempo tanto como el propio equipo lo soporte. Para ello debe ser forzosamente una RR que como en el modelo actual introduzca en forma continua las mejoras que producen los programadores. Hasta aquí nada nuevo.

Lo interesante viene en primer lugar con el Always Stable (siempre estable). Esto significa varias cosas muy importantes, en primer lugar: No hay prisa, hay que recordar que los usuarios no tienen tanta prisa por tener el último último kernel o sabe Dios que otra cosa, pueden esperar un tiempo prudente hasta que todo se armonice. Ya desde Debian siempre nos han dicho: No está listo hasta que esta listo. Claro que tampoco se trata de esperar algunos debianitas años para una nueva versión.

De igual forma se requieren nuevas herramientas de detección de hardware que le indiquen al gestor de paquetes que sí y que no se debe actualizar, e incluso cuando terminar en definitiva porque ese equipo ya no da para mas. Igualmente deberían ser capaces de indicarle al usuario si existen alternativas, por ejemplo la necesidad de ampliar la memoria o cualquier otro cambio posible en el hardware que no implique necesariamente la sustitución del mismo.

Otro aspecto muy importante es la revisión de los sistemas de dependencias de los gestores de paquetes. Actualmente (y no hay porque tener miramientos al respecto) son malos. Nuevamente en Ubuntu se están dando a la tarea de hacer esta tarea, con el anuncio de un nuevo sistema de paquetes específicamente orientado a resolver este espinoso asunto.

La premisa final: Yare (un arcaísmo del inglés que se usa para indicar que algo debe ser fácil) es la cereza del pastel. Los usuarios (llamados) medios, nunca, pero nunca jamas van seguir procedimientos ya no digamos tan atemorizantes como abrir una terminal y escribir: pacman -Syu, muchas veces no se atreven a pulsar el botón “Aceptar” del gestor de actualizaciones de Ubuntu (conozco varios), así que respetando la libertad de los usuarios habrá que incluir la posibilidad que las actualización se efectúen en forma automática.

Además y no lo digo con ánimo de ofender, habrán de cambiarse los mensajes (especialmente) los de error para que se lean en buen cristiano, es decir que los programadores deben excusarse de esta tarea y dejársela a expertos en materia de comunicación.

De igual forma deben establecerse formas muy amigables para la instalación y remoción de paquetes. Personalmente amo la consola y me siento realmente cómodo con Synaptic y similares, pero creo que buenos centros de software, tiendas de aplicaciones, mercados o como se les prefiera llamar son el futuro, si verdaderamente se quiere llegar al gran público, especialmente en el campo laboral. Sí, ese que será el reducto final de las PC.

Hoy en día ya hay varias distribuciones que van avanzando hacia el modelo EASY, por mencionar algunas de ellas: PCLinuxOS, Antergos, SolydXK, Manjaro, LinuxMint DE, Siduction y de forma muy interesante KaOS. Ninguna de ellas cumple hoy en día a cabalidad con todos los criterios EASY, pero con flexibilidad y mucho trabajo están aproximándose.

En mi entrada anterior del blog (Las hijas de Mandriva – OpenMandriva Lx) escribí que las grandes distribuciones deberían expandirse para abarcar a todos los principales escritorios. Creo que bajo el modelo actual esto sigue siendo cierto. Sin embargo veo que es algo que debe pensarse mas de dos veces para las futuras distribuciones EASY ya que el trabajo de “armonización en caliente” seguramente será mas venturoso si se concentran en solamente un DM.

Una última reflexión. Existe la percepción que las distribuciones Rolling Release pierden el impacto publicitario que logran con el lanzamiento de cada nueva versión. Esto en mi humilde opinión solamente es un asunto de manejo de la comunicación. Nada le impide a estas distribuciones RR presentar nuevos discos cada vez que gusten y hacer todo el ruido que quieran. Sin ir mas lejos hace poco se presentó una nueva versión de PCLinuxOS, que en nada difiere de la que tengo instalada desde ya hace varios meses. Eso sí, me enteré por la prensa especializada como si de cualquier otra distribución se tratase.

Anuncios

8 pensamientos en “Distribuciones EASY.

  1. Pingback: KaOS 2014-03: Exceso de modernidad o falta de sensatez | El Gato con Linux

  2. Pingback: EASY o LTS | El Gato con Linux

  3. Pingback: Bhodhi Linux: ¿Será EASY? | El Gato con Linux

  4. Pingback: Una sopa de mi propio chocolate | El Gato con Linux

  5. Pingback: El elusivo Epoptes | El Gato con Linux

  6. Pingback: Factory: Un experimento interesante. | El Gato con Linux

  7. Pingback: El aula de cómputo escolar con Linux 3 | El Gato con Linux

  8. Pingback: Falta sabiduría en el software libre | El Gato con Linux

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s