Las hijas de Mandriva – OpenMandriva Lx

Cuando Mandriva Linux cesó su desarrollo con aquella poco atractiva Mandriva 2011 y poco después cerró definitivamente sus puertas, quedó la promesa de una distribución sucesora. Para aquellos que amamos a Mandriva esta idea ha sido casi una obsesión.

Si bien muchos mandrivistas han considerado a Mageia como la distribución que tomó la estafeta; otros, como éste que escribe no lo han hecho así y continuamos esperanzados a la presentación de una nueva Mandriva.

Hace ya algún tiempo se anunció la creación de la Asociación OpenMandriva, que se encargaría del desarrollo de esa futura distribución. Por desgracia no solamente heredó el nombre, al parecer también hizo suyo el desagradable hermetismo que caracterizaba a Mandriva.

Por ello poco es lo que se ha sabido de su desarrollo; una nota por aquí y otra por allá, y para colmo muy poco atractivas, al menos para el gran público.

Hace pocas semanas, casi como una sorpresa comenzaron a aparecer versiones beta y RC, algunas muy curiosas como la RC1 que incluyó los 4 lanzadores de aplicaciones que se estaban considerando: KickOff, Homerun, Simple Welcome (Rosa Panel) y Lancelot. Esto con el propósito que los usuarios ofrecieran alguna retro alimentación al respecto. Asunto por demás difícil ya con tan poca comunicación, seguramente no habrá habido mucho interés externo.

De lo anterior sobra decir que OpenMandriva es (actualmente) una distribución completamente focalizada en KDE, al igual que lo fue su antecesora Mandriva 2011.

El día 22 de noviembre fue liberada al fin OpenMandriva LX 2013.0 y como es de suponer me di de inmediato a la tarea de descargarla y probarla.

OpenMandriva solamente se distribuye en la forma de un LiveDVD de poco menos de 2 GB de tamaño, tanto en su versión para 32 bits como en la de 64 bits. Estas imágenes ISO no incluyen controladores privativos, lo que suele ser un dolor de cabeza para aquellos que como yo solamente tienen máquinas que se no dignan funcionar con lo controladores libres, pero a fuerza de tantas caídas se aprende a sobrevivir con estos inconvenientes. Algún día ocurrirá que los controladores Noveau funcionen, o a lo mejor nVidia decidirá abrir los suyos (y creo que esto último pasará primero). De cualquier forma continuo extrañando esos enormes LiveCD llamados Mandriva One que eran capaces de iniciar sin problemas tanto en una chatarra como en una super PC. Ni decir entonces que no pude probarla en modo live, ya que tras unos minutos se congeló.

Realice a continuación una instalación en VirtualBox y después de probarla ahí me decidí a realizar una instalación física. OpenMandriva LX está construida alrededor de un kernel 3.11 de muy buena factura y desempeño y de KDE 4.11.2 (LTS) también de muy buena pinta (ojalá continúen actualizado la serie 4.11, ya que si el 4.11.2 es bueno, he podido testear la versión 4.11.3 y es mejor).

En cuanto a las aplicaciones, si bien se trata de un KDE el único navegador es Firefox, en su versión 25.01 recién salidita del horno. En cuanto a la suite de oficina se encuentra uno con un LibreOffice 4.1.3.2 y hablando del reproductor multimedia hay un VLC 2.0.7

Que OpenMandriva está siendo patrocinada por Rosa Lab (desde Rusia con amor) es bastante notorio ya que la mayoría de las aplicaciones propias de Rosa están disponibles por defecto: el Rosa Media Player (reproductor multimedia) Stack Folder (plasmoide de acceso rápido a carpetas y archivos), RocketBar y por supuesto Simple Welcome, el controvertido lanzador de aplicaciones de Rosa. Este último ha sido una sorpresa ya que la RC2 se presentó con KickOff y todo hacia suponer que este sería el lanzador de la versión final.

El tema de los iconos está muy bien logrado (de Rosa también) y el de los punteros es el tradicional de Mandriva. El cambio de los escritorios (áreas de trabajo) se hace a través del plasmoide Expo que ofrece un comportamiento muy similar al que se observa en Unity. En este apartado hay que hacer notar que es posible cambiar de área de trabajo simplemente girando la rueda del ratón, muy al estilo de Xfce o de Enlightenment. Seguramente desactivar esto último estará entre mis prioridades de personalización ya que me parece una “funcionalidad” muy molesta (siempre hago lo mismo en Xfce y en E17).

En cuanto al desempeño hasta ahora ha sido excelente con un KDE muy limpio y un consumo de recursos realmente sobresaliente, poco uso del procesador y de RAM, que son desde siempre el talón de Aquiles de las distribuciones KDE.

Al igual que en todas las derivadas de Mandriva, se continúan usando los Drakes para las tareas de configuración y urmpi sigue siendo el gestor de paquetes de OpenMandriva. Por desgracia aún no aparece la nueva herramienta gráfica de gestión de paquetes que vimos brevemente en vídeos antes del cierre de Mandriva.

El tema es muy agradable y modernista, un bálsamo a los ojos, pero el panel inferior está desagradablemente sobrecargado, pensado en exceso para los nuevos monitores rectangulares. Y entre las cosas que a mi parecer sobran está el control de impresoras Hp. Sobra en todas aquellas PC que no tienen conectada una impresora de esa marca, como la mía.

Leí en Muy Linux que OpenMandriva es “aburrida” muy respetable opinión que no comparto. Indudablemente prefiero una distribución que funcione bien y que además lo haga rápido, a una que me traiga a salto de mata a cada paso por muy entretenido que esto resulte.

Durante la muy espartana instalación OpenMadriva presume de ser estable; esto por supuesto solamente lo sabremos con el tiempo y el paso de las actualizaciones, instalaciones de paquetes adicionales y de las personalizaciones.

En general OpenMandriva me ha gustado, pero aún no es lo suficientemente buena para tomar el lugar de Mandriva. Su naturaleza actual monotemática en KDE es una gran limitante. OpenMandriva necesitará con el tiempo expandirse hacia otros DM para que los antiguos mandriveros que no usan o gustan de KDE la vuelvan a considerar.

OpenMandriva tiene demasiadas similitudes visuales con Rosa Fresh y puede ser que esto no sea del agrado de algunos mandrivistas, que ven a Rosa como una distribución “arribista” (por decir lo menos). Sea como sea hay que reconocerle a los rusos que llegaron poniendo plata y código. No todos pueden presumir de hacer algo así.

Solo resta saber si OpenMandriva tendrá la magia que distinguió a Mandriva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s